​El Alcalde de Santa María de Huerta hace un repaso de la situación actual de su municipio y de la comarca. La preocupación por la falta de ingresos derivados del turismo, la falta de médicos para cubrir las necesidades de la zona y la sensación de lejanía con las administraciones provinciales y regionales son las principales preocupaciones del consistorio.

PASCUAL: “DE LA CRISIS DEL CORONAVIRUS PUEDEN SURGIR OPORTUNIDADES DE NEGOCIO PARA QUE LA GENTE SE VENGA A VIVIR A LOS PUEBLOS"

|

AlcaldE HUERTA

P - ¿Cómo es la situación actual de COVID-19 en el municipio?

R- La situación es buena. Sólo tenemos un positivo ahora mismo, aislado en casa y que no ha generado más contagios. En toda la pandemia sólo hemos tenido dos contagios más el pasado verano. En lo que respecta a la actividad económica, el Monasterio no tiene nada de turismo debido a los cierres perimetrales. Eso lo notan todos los comercios, que también están castigados por el cierre de la hostelería.

P- ¿Cuánto depende la economía del pueblo del Monasterio?

R- El Monasterio recibe entre quince mil y veinte mil visitantes al año. La economía depende muchísimo de ello. Todos esos visitantes pueden dejar dinero en los negocios del pueblo.

P- ¿Qué ayudas han destinado para paliar los efectos de la pandemia en la economía local?

R-Por suerte vivimos en un municipio en el que no ha habido grandes problemas. A nivel de los ciudadanos, repartimos mascarillas gratuitas en un primer momento. Después las cobramos, pero toda la recaudación, así como la de la venta de lotería, ha sido destinada al Banco de Alimentos. En el ámbito empresarial, sí que hemos condonado las mensualidades del alquiler del Teleclub, ya que la hostelería es el sector que más ha sufrido. El resto de negocios han seguido funcionando con normalidad y no han precisado de ayudas para continuar con su actividad. La solidaridad de los vecinos y la colaboración del CEAS ha sido también fundamental para que estemos superando esto todos juntos.

P- ¿Y los restaurantes?

R-El restaurante iba muy bien, tanto por las visitas del Monastrio como por su proximidad a la autovía, pero se han jubilado y no se va a producir relevo generacional por el negocio. El otro restaurante que había, también está cerrado. Ambos negocios están en alquiler y es una oportunidad para que alguna familia pueda montar su negocio y su vida en el pueblo.

P- ¿Puede provocar la crisis de la Covid-19 una oportunidad de repoblación del entorno rural?

R-Además del teletrabajo, que ya puede permitir a la gente vivir en las zonas rurales, de la crisis del coronavirus pueden surgir oportunidades de negocio para que la gente se venga a vivir y a trabajar a los pueblos. Montar un restaurante alrededor de un monumento que recibe veinte mil visitantes al año es una de ellas. Los alquileres y las inversiones son mucho más asumibles que en las ciudades. Eso por no hablar de la calidad de vida que tenemos en los pueblos.

P-¿Necesitamos más apoyo de las instituciones para conseguir ser municipios verdaderamente atractivos?

R-Así es, hay cosas en las que necesitamos más atención. Hemos perdido médicos en la zona. Es un problema que tiene toda la provincia de Soria. No hay médicos para cubrir las plazas. Antes teníamos médico los cinco días de la semana y ahora, con suerte, lo tenemos dos días. Estas cosas ayudan poco a conseguir activar más el ámbito rural.

P-¿Por qué no hay un movimiento de lucha común de toda la zona del Alto Jalón que ha quedado desabastecida de médicos?

R-No tenemos reuniones a nivel comarcal para tratar estos temas. Sería interesante estar más unidos para pelear por este tipo de cosas.

P-¿Ve diferencias en esto con respecto a nuestros vecinos aragoneses?

R-A nivel de sanidad funcionamos más o menos, pero a nivel de inversión en ámbito rural estamos desatendidos en comparación con ellos. Por ponerte un ejemplo, Torrehermosa, que está a 4km y es un pueblo con menos habitantes que el nuestro, recibe inversiones de las administraciones aragonesas muy diferentes, tanto por cantidad como por calidad, a las que podemos optar nosotros. La política aragonesa no tiene que ver con la de Castilla y León. Cada uno va a un ritmo. Recibimos apoyo también de Castilla y León para el tema del Monasterio, pero la promoción turística, la mayoría de las inversiones y demás suelen irse hacia el norte de la provincia.

P-¿Cree que podríamos estrechar lazos con el Alto Jalón aragonés para luchar por objetivos comunes?

R-Sí podría ser positivo tener relación, hablar de los problemas y posibles soluciones y hacer algo de fuerza común para determinadas cosas.

P-¿Estamos más cerca, en todos los sentidos, del Alto Jalón aragonés, que de Soria?

R-Estamos arrinconados en la provincia de Soria. De Almazán hacia aquí, estamos muy lejos de la capital, y ya de Valladolid la distancia es inmensa. Nos ven desde muy lejos. Tenemos que trabajar para conseguir más atención de nuestra Diputación y de la Junta. En Soria y Castilla y León nos conocen sólo por el Monasterio. Cultura de la Junta, con ayudas de Europa, ha metido mucha inversión por ser Patrimonio Cultural, pero se podría hacer algo más en Turismo.

P-¿Es la campaña que se realiza hoy con el cupón de la ONCE la más importante del año?

R-Esta publicidad a nivel nacional es muy importante. Todo el mundo ha visto la campaña de publicidad, lo ve en el cupón, en la televisión... A cero costes además, es una inversión maravillosa. La Organización Nacional de Ciegos de España se puso en contacto con nosotros y con el monasterio. Desde el primer momento dijimos que sí, sin duda, toda ayuda a promocionar es bienvenida.

P-Esperamos poder contribuir a ello desde El Alto Jalón

R-Veo muy bien la creación de este periódico. Es información, que siempre es bueno. Si además de la zona, se puede enterar todo el mundo de fuera a través de las redes sociales, podemos hacer difusión que ayude a crecer a la comarca.

Comentarios

EDITORIAL SEMANAL

Fran
POR
Fran Álvarez,
 20 sep

Desde que comenzamos, allá por noviembre del año pasado, se han dado muchos pasos adelante. Se han avivado muchas voluntades y las ideas fluyen a raudales. Queríamos demostrar que "si nos lo contamos, entre todos lo hacemos grande". Y así está siendo.(leer más)

Comenta