ADVIERTEN DEL INCREMENTO DE LA PLAGA DE LA ORUGA PROCESIONARIA ESTA PRIMAVERA

|

WhatsApp Image 2021 04 25 at 13.23.22


Con la llegada del buen tiempo apetece salir de casa y hacer planes al aire libre. Con las restricciones del coronavirus se han puesto de moda los planes en espacios abiertos, como pueden ser los pic-nics, dar un paseo por el campo o descubrir nuevos sitios como pinares, bosques o caminos. Sin embargo, con el buen tiempo y la primavera también llega la 'Thaumetopoe Pityocampa', conocida más comúnmente como la oruga procesionaria.

La procesionaria del pino es un lepidóptero que, cuando es oruga y ha alcanzado su madurez, desciende de los árboles al suelo y desfila en grupo hasta que busca un lugar en el que enterrarse para transformarse en crisálida y salir en forma de mariposa. En todo el Alto Jalón ya se están detectando grupos de estas orugas por nuestros campos y montes. La Asociación Nacional de Empresas de Sanidad Ambiental (Anecpla) ha advertido de que la oruga procesionaria del pino (Thaumetopoea pityocampa), un peligroso insecto que el año pasado adelantó su llegada, podría aparecer con los primeros atisbos de primavera "con más fuerza que nunca".  Según indica Anecpla en un comunicado, las causas de este incremento son la suspensión, provocada por la pandemia, de los tratamientos que otros años se llevaban a cabo contra esta plaga y las restricciones en el uso de productos biocidas que han quedado reducidos a la endoterapia como único tratamiento posible. 

El peligro de la oruga procesionaria radica en los más de 500.000 filamentos, llamados "tricomas", que posee cada individuo y que funcionan a modo de dardos envenenados cuando el insecto se siente amenazado, pudiendo provocar dermatitis, lesiones oculares, urticarias y reacciones alérgicas. 


PELIGRO PARA LA SALUD. La oruga procesionaria presenta una particularidad que la convierte en una especie peligrosa para personas y animales: poseen más de 500.000 pelos o tricomas urticantes y alérgenos que, en contacto con la piel producen sarpullidos, erupciones en el cuello, brazos, piernas y torso, irritación de ojos (conjuntivitis) e incluso problemas respiratorios que pueden alargarse durante varias semanas.


MASCOTAS. Los veterinarios insisten en la importancia de vigilar el suelo, especialmente por las zonas en las que haya pinos, evitar el contacto directo con este insecto y estar pendiente de que tanto los niños como las mascotas no las chupen ni las ingieran directamente.

Los síntomas del contacto con la oruga que los perros pueden manifestar son inflamación del hocico y cabeza, picores intensos en las partes afectadas, que el animal se muestre más nervioso de lo habitual y que produzca abundante salivación. En caso de que se lleguen a comérselas, la ingestión del tóxico que lleva el insecto puede provocar la necrosis de lengua y garganta y a consecuencia de ello, la muerte del animal.

Comentarios

ARTÍCULO DEL DÍA

Emilio Casado
POR
Emilio Casado,
 27 oct

Roatta había establecido su cuartel general en Arcos de Jalón el 2 de marzo de 1937, en una fonda al pie de la carretera. Las escuelas del pueblo se convirtieron en centro de operaciones. Seis días después  empieza la batalla de Guadalajara (leer más)

Comenta