UNA DRAMÁTICA DECISIÓN-JUDES HACIA 1850

|

WhatsApp Image 2021 10 20 at 19.45.37


José Giral, natural de Blesa (Teruel) y su esposa Bernarda Cambronero, de Villafeliche (Zaragoza), se dedicaban a la venta ambulante, allá por 1840-1850.Tuvieron nueve hijos, pero nos centraremos en uno de ellos, Antonio Giral, nacido en Judes, pueblo soriano que por aquellas fechas rondaba los 700 vecinos. Aquel niño nacido en Judes hacia 1850, se enfrentaría a una dramática decisión unos 30 años mas tarde. Veamos la historia.

Siendo muy joven, fue reclutado como parte de un contingente de soldados enviado a Cuba, para hacer frente a la insurrección de 1868. Para aquel entonces, había en la isla caribeña unos 50.000 soldados españoles. Antonio llegó a sargento, pero pronto opositó para el cuerpo de correos y telégrafos de Cuba, llegando en 1877 a ser responsable del centro de telégrafos de Santiago de Cuba, la segunda ciudad de la isla después de La Habana.

En Santiago de Cuba, conoce a su mujer, Antonia Pereira, natural de dicha ciudad, y será aquí donde nace su hijo José Giral, en 1879.

En la Guía de Forasteros de la Siempre Fiel Isla de Cuba para 1883, figura Antonio, nuestro querido judeño, como primer oficial de la oficina telegráfica de Santiago. Sabemos que vivió también en La Habana. Ese mismo año perderá a su esposa.

Es en 1884, cuando Antonio ya es viudo, se enfrenta a una dramática decisión que marcará a su familia para siempre. Dado que la educación en Cuba, en esos años, es bastante deficiente, Antonio decide enviar a sus hijos a España para que reciban una educación de calidad. Pero ello supone la separación de la familia.

En 1884, con motivo de una excedencia, vuelve a España con sus dos hijos para dejarlos a cargo de sus hermanos, Aniceto, jefe de telégrafos de Sigüenza, y Antonia, que será una segunda madre para los niños.

Antonio es consciente que sus hijos, de cuatro y seis años,  tienen que quedarse en España para darles una educación que, por aquel entonces, se hace muy difícil en Cuba.

Tras dejar a sus hijos en España a cargo de sus hermanos, vuelve nuestro judeño a Cuba, donde permanecerá catorce años mas, hasta 1898, cuando la isla pasa a dominio americano. Para el año 1900 aparece ya en España como jubilado. A su llegada a España se instaló en Valencia. Él, que había nacido en las frías tierras del Alto Jalón, pero que vivió la mayor parte de su vida en la calidez del Caribe, no soportaba el frío de Madrid.

En 1905, uno de los hijos de Antonio, José Giral, obtiene la cátedra de Química en la Facultad de Ciencias de Salamanca. Antonio observa como la dramática decisión de dejar a sus hijos en España empieza a dar sus frutos.

José Giral llegó posteriormente a ser presidente del Consejo de ministros en 1936, ministro de Marina, presidente del Consejo de ministros de la República en el exilio de 1945 a 1947... ¡Cuánto le hubiera gustado a su padre ver a su hijo en las más altas esferas de poder!. Desgraciadamente, Antonio ya no pudo verlo, ya que falleció en Valencia en 1921.

En 1948, José Giral escribía de forma autobiográfica: “Huérfano de madre a los cuatro años, sin hermanos poco después, separado del padre y a los cuidados de unos tíos, yo he necesitado siempre el calor de la familia y la vida de hogar".

Antonio Giral, natural de Judes, tuvo que tomar una dramática decisión, que como vemos marcó la vida emocional de padre e hijos. Pero, de no haber sido por aquella dramática decisión, seguramente hoy no estaríamos hablando de José Giral como uno de los personajes más influyentes de la primera mitad del siglo XX en España.

Comentarios

ARTÍCULO DEL DÍA

Toñete
POR
Antonio de Benito,
 26 nov

Un año, día tras día al pie de los cañones informativos. A veces, con chaleco antibalas y otras, a pechos descubiertos. Unos días coloridos, algunas tardes grises y, sobre todo, muchas horas de trabajo. Un año en el que Fran, “el del Alto Jalón”, nos ha regalado su esfuerzo y talento a partes iguales. (leer más)

Comenta