RECORDANDO A PEDRO SOPEÑA

|


76 Recordando a Pedro MANDADO


El Rincón quiere recordar al ganadero alcarreño D. PEDRO SOPEÑA que nos dejó el 21 de julio de 2016, dejando el destino con aires de luto en el campo bravo alcarreño a los 82 años de edad.


     PEDRO ganadero referente en la  zona de Guadalajara, padre, ganadero y gran amigo. Muchos consejos y sabiduría se marcharon con su perdida.


     Precisamente ahora su hija Sandra Sopeña es quien sigue con la tradición de la ganadería en su finca de Málaga del Fresno en la propia Guadalajara.


     Ya en 1951 Pedro Sopeña Castillo socio de la llamada Asociación de Ganaderos de Lidia, empezó la larga saga familiar de ganaderos. En 1954 su hijo Antonio Sopeña dirigió el rumbo de la finca que cedió a su hermano PEDRO. Ahora es su hija Sandra la que está al frente de todo.


     PEDRO SOPEÑA  tenía dos fincas, una en Taracena la llamada “ Valdenebro “ y la otra mencionada “ EL SOTO “ en Málaga del Fresno, donde recriaba y criaba sus toros que se lidiaban en la zona de Guadalajara, como en Brihuega, Azuqueca de Henares y provincias como Soria, Cuenca y Madrid.


     En nuestro pueblo, este ganadero surtió durante muchos años sus reses, para nuestras novilladas y rejones, estableciéndose una bonita amistad con nuestra Asociación Taurina Arcobrigense y el propio Ayuntamiento,  casi de familia, destacamos el día de la compra por sus impresionantes comidas que nos ofrecía en su finca, para los socios, enseñando toda su ganadería que era su vida.


     Allá donde quiera que estés siempre un pedacito de tu alma estará con nosotros, especialmente en las Fiestas de septiembre en nuestra Plaza de Toros, por qué tú también formas parte de ella.


     CON EL MAYOR RESPETO Y CARIÑO POR TODOS TUS CONSEJOS Y SIEMPRE BIENVENIDA A SU QUERIDA FINA, TE MERECIAS ESTE PEQUEÑO PERO EMOTIVO RECUERDO. HASTA SIEMPRE PEDRO.

Comentarios

ARTÍCULO DEL DÍA

Montse Martínez
POR
Montserrat Martínez,
  1 feb

La semana pasada vimos que, para tener relaciones sanas es fundamental establecer unas “reglas de juego”, incluido poner límites. Esto supone todo un arte a la hora de dejar claras las fronteras en las relaciones, expresar a lo que estamos dispuestos y a lo que no, etc. (leer más)

Comenta