ARCOS DE JALÓN 'EN LA MEMORIA DEL CORAZÓN' DE MARILÓ SERRANO GABALDÓN

|

1617046497427


Mariló Serrano Gabaldón, autora del libro ambientado en Arcos de Jalón 'En la memoria del corazón' recuerda, desde la distancia que provoca el confinamiento perimetral, a su querido pueblo a través de esta entrevista en la que nos habla de su libro y sus personajes reales, así como de sus anécdotas de niñez y juventud y de su visión actual de la comarca del Alto Jalón. Mariló es 'una de las nuestras' y queremos darle voz a ella y a su libro, que desde aquí recomendamos.


P- ¿Qué te une con Arcos de Jalón?

R- Pues mi padre es el que nació allí. Recuerdo que en los veranos de mi infancia iba a la casa de mis abuelos y nos juntábamos toda la familia: mis abuelos, mis padres, mis tíos, mis primos… ¡Y había sitio para todos!

Pero, respondiendo a tu pregunta, te diré que más allá de la sangre, de que mi padre haya nacido allí, a Arcos me une los recuerdos y las personas que hay allí.

A los pueblos los hacen las personas, se regresa por los amigos.

P- ¿Quién es tu familia y por qué son conocidos en el pueblo?

R-Mi padre se llama Paco, es Sampedrano de apellido (hay unos cuantos por allí). Posteriormente mis padres también compraron una casa en Arcos, son muy conocidos, pero sobre todo por mi padre, él es el payaso Killo y es conocido porque, entre otras cosas, ha actuado en La Pista, generalmente por San Blas.

P- ¿Qué te llevó a escribir este libro?

R-El ser testigo de unos hechos que no podía dejar caer en el olvido. Verás, se dice que el ser humano no es consciente de lo fuerte que es hasta que no se enfrenta a situaciones límite, y es verdad. En esta novela se describen actos de valentía, de coraje, de generosidad, de bondad, de amistad, de grandeza de corazón y fortaleza humana, de la capacidad de superación que hay en las personas. Del renacer de entre las cenizas.

Yo creo que esta es una novela que hay que leer, más que nunca, en situaciones difíciles, por ejemplo, como la que estamos viviendo con esta pandemia.

P¿Es tu primera novela?

R-Sí. “En la memoria del corazón” es mi primera novela. Y está disponible en papel y en digital en Amazon.

P- ¿Quiénes son las personas/personajes principales de tu novela?

R-Los personajes de esta novela son una familia que se podría considerar de lo más normal del mundo… Pero también hay una voz humanizada de la que yo solo he expresado con palabras lo que sus ojos y sus gestos me decían.

P- ¿Cuándo y cómo fue la presentación del libro en el pueblo?

R-¡Imagínate!, pues fue con algún nervio y mucha alegría. Se hizo en el salón de actos de Ayuntamiento. Lo presentó el Alcalde, Jesús Peregrina, y Carlos, arcobrigense y un buen amigo, además de poeta, que me hizo el favor de leer un pequeño extracto con su potente voz radiofónica. Y es que a mí me hacía mucha ilusión. Por cierto, que el pequeño poema que recitó recorre el tramo que va por la carretera que une Lodares, Jubera y Somaén, hasta llegar a Arcos de Jalón. Hace poco leí que no daban fondos para la rehabilitación de esta carretera… yo creo que había que declararla bien de interés turístico. ¡Es un entorno precioso! (además de un bien necesario para las personas que viven allí…).

P- ¿Lo ha leído la gente que sale y qué te ha comentado?

R- Pues que les ha gustado, claro… ¡Qué me van a decir! No, en serio, muchos me han dicho que les ha encantado, que les ha emocionado… Bueno, muchos la han leído y, en tal caso, creo que son ellos los que una vez más tienen que hablar, no yo.

P- ¿Por qué se lo recomiendas a un lector de el Alto Jalón?

R- Creo que al lector de la zona del Alto Jalón le gustará saber algo que sucedió en su entorno, la pasta con la que por aquí se fabrica a su gente, a ellos mismos.

Esta es una novela basada en hechos reales que se desarrolla entre Madrid y un pueblo de el Alto Jalón: Arcos de Jalón. Un pueblo con esas particularidades que lo hacen único, pero, también, con todos esos puntos en común que comparten los pueblos del Alto Jalón y todos los pueblos de España.

He de decir que los personajes que integran esta novela son reales y sus nombres no han sido modificados, al igual que el nombre del pueblo, Arcos de Jalón. Y no he querido cambiarlos porque las palabras que construyen esta novela describen actos de humanidad, valentía, coraje, nobleza y amistad. Y es obvio que estas palabras siempre engrandecen a la persona.

P- ¿Cuándo viniste por última vez?

R- ¡Para mí hace ya una eternidad! Desde que cerraron las fronteras con esto del estado de alarma y el coronavírus, solo hemos podido ir en verano. Una o dos veces al mes solía estar por allí. Por Dios, que ganas tengo de volver…

P- Cuéntame una anécdota de tus tiempos "mozos" en Arcos...

R- ¡¡Jjjejeje!!! Bueno, primero va un recuerdo de las trastadas de cuando era una cría. Bien, nos situamos en la Plaza de la Iglesia, en la Plaza Mayor, allí, debajo de unas casas hay un hueco que ahora tiene unas verjas, supongo que es para dar salida al agua cuando llueve con fuerza, pero antaño allí había mucha basura. Yo no debía verla, y mi amigo tampoco, el caso es que por allí nos tirábamos sobre un cartón como si fuera un tobogán… ¡Y cómo nos reíamos!

De “moza” recuerdo robarle las horas a la noche y ponérselas al día, noches interminables junto a amigos en los que las carcajadas casi no nos dejaban respirar, y es que Marchelini era mucho Marchelini contando chistes. “Almorzar” después de estar toda la noche de fiesta (que por aquí se dice almorzar, no desayunar…). Vivir, vivir a toda costa, ¡vivir! De eso se trata, ¿no?   

P- ¿Cómo ves ahora mismo la zona?

R- Me da mucha pena, despoblada, cada vez más.

P- ¿Ves posibilidades de frenar la despoblación del Alto Jalón?

R- Supongo que pienso como todos, hace falta empresa. Que vengan las empresas y se asienten en esta zona y creen empleo. Al final todo pasa por el empleo. Es como “El Desafío Alto Jalón”: si un grupo de personas son capaces de hacer toda la zona corriendo… ¿Por qué no se implantan las empresas? ¿Tan extensa es la zona? ¿Tan lejos están las ciudades? Estamos a un paso de todo, de cualquier lugar. Y bien comunicado.  

Soy consciente de que, si hubiera trabajo, muchos volveríamos al pueblo. Yo incluida.

P- ¿Cuánto de importante es para ello conocer nuestro pasado y saber transmitirlo a las generaciones futuras?

R- Del pasado se aprende, y también se mejora. No debemos olvidar nunca lo que fuimos, porque en ello tal vez esté el futuro. 


1617046497421



Comentarios

ARTÍCULO DEL DÍA

Toñete
POR
Antonio de Benito,
 26 nov

Un año, día tras día al pie de los cañones informativos. A veces, con chaleco antibalas y otras, a pechos descubiertos. Unos días coloridos, algunas tardes grises y, sobre todo, muchas horas de trabajo. Un año en el que Fran, “el del Alto Jalón”, nos ha regalado su esfuerzo y talento a partes iguales. (leer más)

Comenta