“EMPECÉ A TRABAJAR CON PERROS PORQUE ESTABA PREDESTINADA”

|

69f585b7 3504 4be2 86e6 fc46e2bc5b5d


Itziar Sayas es la propietaria de la peluquería canina ‘Ichican’ de Alhama de Aragón. Desde el número 4 de la alhameña calle Marquesa de Esquilache, Itziar mantiene “guapos” a los perros de toda la vertiente zaragozana del Alto Jalón. “Con el cierre perimetral no nos dejan que pueda venir la gente de Soria, pero les esperamos en cuanto podamos cruzar de un lado a otro”, nos comenta Itziar.

“De pequeña todo animal que encontraba se iba para casa y mi padre llamaba cada dos por tres a protección de animales. Hacía hasta entrevistas cuando venían a por los animales a ver cómo los iban a tratar”, explica la peluquera canina, que desde los 18 años compaginó su trabajo en el ejército con los estudios y su labor en la protectora de animales donde “ya me conocían de toda la vida”, señala. Tras haberse formado y trabajado como cuidadora de animales y haberse especializado en estrés y miedos de los animales, trabajó en una Residencia y Centro de Adiestramiento Canino donde “me enseñaron la parte de peluquería”. En el año 2012, cuando la crisis económica apretaba, el negocio para el que trabajaba no daba para más y se quedó sin empleo.

Ante la crisis, Itziar hizo una oportunidad y aprovechó esta circunstancia para montar su tienda y peluquería en Tudela, donde estuvo hasta 2017 y posteriormente en Calatayud, donde permaneció hasta el inicio de la pandemia. “Me vine a Alhama a vivir por amor y decidí montar el negocio en Calatayud, pero con el confinamiento y el nacimiento de Markel, nuestro hijo, pensé que lo mejor era montar el negocio en Alhama, donde vivimos”, explica Iztiar que añade que “tenía mucho trabajo en Calatayud y mucha lista de espera, pero se dieron las circunstancias y en enero me planteé abrir aquí y lo hice. En el pueblo es más sencillo que alguien se pueda quedar con el niño en un momento dado y no teniendo que gastar tiempo en desplazamientos puedo estar con él más tiempo. He decidido ganar menos para poder ser madre”.


B8ac60b4 d1dc 49c9 82d4 e6a76454bbb4



Para Itziar “lo más importante es que el perro salga de la peluquería habiendo tenido una buena experiencia”. Sabedora de que su trabajo puede provocar un estrés al animar, supedita la salud a la belleza, como cualquiera querría para su mascota. “Voy a intentar siempre que salga lo más guapo posible, pero prefiero decirle al dueño que le dejamos alguna cosa sin mejorar antes que tenerlo 3 horas luchando y que el perro lo pase fatal”, señala añadiendo que “noto que gano un perro para siguientes ocasiones cuando los trato así”. Los conocimientos de peluquería de Itziar y el trato con los animales hace que gente de toda la comarca sea cliente suya. Nos explica que “me viene gente de todos los pueblos. En Alhama ya tenía clientes que me venían a Calatayud, pero solo con esta clientela no se puede vivir, viene gente de todos los pueblos de la zona y sobre todo me vienen desde Calatayud hacia el límite con la provincia de Soria”. El confinamiento perimetral ha hecho que su límite esté ahí. Como Itziar nos comenta, “después del confinamiento se han encontrado casos graves, los perros necesitan la peluquería. La peluquería no es solo estética, pero para esto no hay salvoconductos”.


La transparencia con la que trabaja Itziar es, según ella, “el secreto del éxito” de su negocio. “Ahora con el protocolo covid no se puede quedar el dueño viendo mi trabajo, pero volveré a esto en cuanto se pueda porque, además de que el perro se queda más tranquilo, el cliente valora más tu trabajo cuando le enseñas de paso las atenciones que necesita su perro para que cuando vuelva esté mejor cuidado”, indica Itziar, que se siente afortunada por “tener muy buenas críticas. Este negocio funciona boca a boca y mis clientes me recomiendan en el parque. Esto se consigue teniendo sensibilidad con el cliente y dedicándole su tiempo a cada perro”.


26490750 9F02 4B3A B7A9 2D564C386844




Comentarios

ARTÍCULO DEL DÍA

Fran
POR
Fran Álvarez,
 17 oct

Ejemplos tenemos en Medinaceli, Monteagudo de las Vicarías, Jaraba y muchos más que por acortar me dejo, son muestra viva de que si potenciamos lo que tenemos podemos vivir de ello. (leer más)

Comenta