MAS ALLÁ DEL MISSISSIPPI-ATECA, MOROS Y VILLALENGUA 1891,1892.

|

Processed (3)


Ateca, municipio de la provincia de Zaragoza ¿está usted seguro? Si esa pregunta la hubiésemos formulado a finales del siglo XIX, con los relatos que expondremos a continuación, seguro que hubiesen ubicado el pueblo más allá del Mississippi, en el Lejano Oeste. Quizás Texas, Nuevo México o Arizona o vaya usted a saber. Y es que, salvando las distancias, la Ateca de 1891-1892, tiene bastantes similitudes con el imaginario que tenemos de los westerns norteamericanos.

A finales de mayo de 1881, el tren correo Madrid-Zaragoza fue asaltado (como las pelis del oeste), en el túnel de la mina próximo a la estación de Ateca, por unos malhechores que se dirigieron al coche de segunda clase, donde iba un solo viajero, que resultó herido de arma blanca. Siendo sorprendidos por otros viajeros, los delincuentes saltaron por la ventanilla. En el coche (vagón), dejaron un cuchillo, un pañuelo, una pistola y la factura de compra, con el nombre y el comprador de dicha arma. ¡Pero a quien se le ocurre perpetrar un asalto y llevar los papeles de la pistola encima! Así apareció la noticia en el Diario de Burgos.  Ya tenemos un asalto, con malhechores, pistolas y con los papeles en regla. Me da que, en cualquier momento puede aparecer John Wayne, pistola en ristre en escena.

Nadie mejor que Gary Cooper en “Solo ante el peligro”, para escenificar la siguiente historia. En aquellos años y sobre todo en las décadas posteriores Ateca, y demás pueblos de Aragón, hicieron del motín un arma recurrente.     Había motines por los toros, los consumos, fiscales, anticlericales, a tal punto que unos años más tarde el alcalde Pascual Floren, acude a Zaragoza, ante el gobernador, hasta cinco veces para presentar su dimisión, el hombre no podía más, vamos que entregaba la placa de sheriff (léase alcalde), tal y como comenta Francisco Martínez en sus Cuadernos de Aragón. Es sabido que Cooper renuncia, por otros motivos, pero ya nos va bien para el desarrollo de la historia

Pero volvamos a 1892, en el diario El Isleño (periódico científico, así se define), con fecha 26/9/1892, decía lo siguiente:” Lidiábase uno de estos últimos días un toro en la plaza, (de Ateca) y los mozos bajaron al redondel (ruedo), apoderándose del bicho, conduciéndolo a casa del alcalde, y lo subieron al piso principal”. A diferencia de Gary Cooper, los forajidos los tenía el alcalde en su pueblo, meterle un toro en la casa, para haberlo matado, pobre hombre. Desconocemos si el alcalde saltó por la ventana, o no. Lo que si sabemos que el pobre toro fue asesinado en el lugar de los hechos.

¿Qué más echamos de menos en las películas del oeste? Ah claro el whisky. Llegados a este punto, el lector se echará unas risas cuando se entere que hacia 1890, había en Ateca, seis destilerías de “espíritus" y una de tártaros. Aunque no estoy puesto, diría que el whisky es de la familia o pariente cercano. Con tanto licor “espirituoso”, no es de extrañar que el personal andase tan alborotado.

¿Y los indios y los confederados? Me vienen a la memoria aquellas batallas a campo abierto en las planicies norteamericanas, tan dramáticas por recrear en muchos casos, sucesos reales.  Pero tan espectaculares por la escenografía en aquellos magníficos paisajes, donde indios y vaqueros se zurraban de lo lindo. Bueno aquí la batalla campal debió tener lugar cerca del Manubles, que para nada desmerece, y que en su confluencia con el Jalón tantos disgustos han dado a los vecinos de Ateca. Por cierto, en 1882 también hubo inundación. Pero centrémonos, la descomunal batalla tuvo lugar entre moros, nos referimos a los vecinos de dicho pueblo y el de al lado Villalengua en las fiestas de San Roque de 1892.Vamos todos cristianos y sin plumas.

Acudieron a la novillada 71 mozos del pueblo de Moros, a partir de una ligera reyerta, con lucha voceros, insultos, blasfemias y tiros. Sí tiros, sólo faltan los caballos. El Lejano Oeste en estado puro. Claro semejante follón, terminó con veinticuatro detenidos en la cárcel de Ateca. Solo encontraron dos heridos y ¡¡40 mujeres contusas! Aunque la cosa suena a risa todo es rigurosamente cierto. La Morospedia o web de Moros así lo documenta. La cárcel, otro de los iconos del western, donde el delincuente intenta escapar a toda costa, como en el “Día de los tramposos”, película de 1970.No hay constancia de que los 24 detenidos se fugasen, pero no se engañe, apreciado lector, las fugas carcelarias en el Alto Jalón en aquella época, eran casi deporte nacional.

No hemos sido capaces de encontrar bisontes, otro de los emblemas de las películas del oeste, pero si una pantera o hiena, merodeando en las cercanías de Ateca, según los diarios del momento. Pero me da que la pantera debía ser pariente del fantasmal cocodrilo del Duero, de hace unos pocos meses.

Pues estas son algunas de las peripecias que se vivían en Ateca, Moros y Villalengua en 1881, 1882.Hemos tenido asaltos a trenes, tiros, motines, batallas campales, alcoholes varios y hasta una pantera a modo de bisonte.

Lástima que el célebre Sergio Leone, director de tantas películas del oeste, rodadas en Almería, no estuviese al corriente del ambiente vaquero que se vivía en Ateca en aquellos años, una pena.


Aunque nos hemos centrado en sucesos cómicos, la historia de Ateca es la de los grandes pueblos del Alto Jalón. 

   LA PRIMERA FOTO-SOMAÉN 1864
   NUESTRO QUERIDO COMANDANTE-IRUECHA 1846
   LOS HÉROES DE MONTEAGUDO-1885
   MENUDO SERMÓN-CHAORNA ¿1787?

Comentarios

ARTÍCULO DEL DÍA

Emilio Casado
POR
Emilio Casado,
 27 oct

Roatta había establecido su cuartel general en Arcos de Jalón el 2 de marzo de 1937, en una fonda al pie de la carretera. Las escuelas del pueblo se convirtieron en centro de operaciones. Seis días después  empieza la batalla de Guadalajara (leer más)

Comenta