LAS TERRAZAS DE LA VERTIENTE SORIANA DEL ALTO JALÓL PODRÁN ABRIR HASTA LA 1 DE LA MAÑANA

|

Default


El vicepresidente de la Junta de Castilla y León, Francisco Igea, compareció ayer en rueda de prensa para anunciar las nuevas medidas de desescalada que ha adoptado el organismo territorial. Igea anunció que todo el territorio castellano leonés baja a nivel 3 de alerta sanitaria, lo que supone ampliar el horario de las terrazas hasta 1 de la mañana, abrir el interior de la hostelería hasta las 00 horas y el incremento en la ocupación de las casas rurales a 10 personas y dos unidades de convivencia. El ocio nocturno deberá permanecer todavía cerrado hasta que "no cambie el acuerdo entre comunidades y Ministerio de Sanidad", señalaba el vicepresidente.

En la rueda de prensa, el vicepresidente anunció también que la Junta pedirá a el Tribunal Superior de Justicia de Castilla y León la prohibición de reuniones sociales en espacios públicos y privados de más de 6 personas entre la 1 de la madrugada y las 6 para no "desplazar la gente de la hostelería a las casas". En su exposición explicó que la limitación de reuniones en los hogares no se hará hasta no tener autorización de la Justicia al tratarse de un derecho fundamental y recordó que "los botellones están prohibidos".

Los bares tendrán que cerrar su interior a las 00 horas y solo las terrazas podrán estar abiertas hasta la 1 de la noche. "No nos planteamos ningún cambio sobre el consumo en barra", señalaba Igea. "Vamos bien, pero aun estamos en pandemia", explicaba mientras señalaba que "el cierre del interior de la hostelería solo está previsto en el nivel 4" y que "ahora mismo no es una medida que se vaya a adoptar" aunque no lo descartaba si "en algún municipio la incidencia se dispara".

De cara a las fiestas del verano "nuestras recomendaciones siguen siendo las mismas", explicaba Igea que pedía "evitar aglomeraciones siempre que sea posible".

Comentarios

EDITORIAL SEMANAL

Fran
POR
Fran Álvarez,
 10 oct

No nos dejemos engañar por discursos paternalistas que saben, desde su sillón en la ciudad, lo que queremos. Que nadie nos haga apartar el foco de que todavía no tenemos buena conexión a Internet, de que los transportes que nos unen son un desastre, de que los servicios que nos ofrecen cada día están peor y se agrandan las desigualdades con los entornos urbanos (leer más)

Comenta