APROVECHEMOS EL MOMENTO

|

Ha pasado una semana de la feria Pressura. A Soria han venido el Presidente del Gobierno, dos Ministras, Políticos etc….  Uno se pregunta qué ha quedado de la jornada. Lees los periódicos nacionales, digitales y al final lo que ha trascendido es que el Presidente se desplazó en Helicóptero.

El punto de partida lo creo incorrecto. Dar voz a la despoblación desde una ciudad de 30.000 habitantes no creo que sea el mejor escenario. En los años 60 se crearon polos industriales en las grandes ciudades con necesidades de trabajadores. La gente emigró de los pueblos a las grandes ciudades. Necesitaban trabajo y una vida mejor. Mi cuestión es:  ¿Cuál es la diferencia de esa época a la de ahora, donde los agricultores cambian la vida en los pueblos a vivir en Soria? Eso es lo que ocurre en el campo de Gomara, tierras de las Vicarias y otros. No lo cuestiono. Hay mayor calidad de vida en la ciudad que en los pueblos.

Se habla de que no hay oportunidades, de que nuestros licenciados deben emigrar para conseguir un empleo, pero nadie habla de la demanda de trabajadores especializados en la construcción, electricistas, fontaneros, carpinteros, trabajadores del campo, restauradores… De esos no hablamos. Quien trate con empresarios de estos gremios, sabrá como pudiendo ampliar su plantilla, no lo pueden hacer, ya que no hay quien se quiera desplazar a los pueblos. Por lo que hagámonos la pregunta adecuada: ¿Nos queremos ir a los pueblos? Pues No.

En tiempos de Pandemia, se ha hablado del tema de la escasez de médicos en la provincia. Me consta que la Junta de Castilla y León ha buscado en todos sitios, pero la verdad es que no quieren ir a trabajar a Soria. ¿Por qué? Un médico que se tira 5 años acabando la carrera, más 2 años adicionales de MIR, quiere un sitio donde poder investigar y desarrollarse. Quizás Soria no sea lo que busca.

Luego está la gente que, teniendo relación con Soria, hijos de emigrantes o licenciados que emigraron a otros lugares a ganarse la vida, todo ello muy loable, vienen ahora a decidir qué se puede o no hacer en la provincia. Pero ¿han preguntado a la gente de los pueblos qué es lo quieren ellos?

No es una crítica, pero hay que recordar que si esos pueblos tienen un alumbrado, las calles limpias, un bar, tienda y otros servicios es gracias a que hay gente que vive allí. Y gracias a ellos, cuando regresamos al pueblo en vacaciones o de fin de semana tenemos todas las comodidades. Y lo que hay que agradecer es que, gracias a ellos, tenemos todo eso. No es gracias a los que vienen de paso.

El otro día compartía un artículo de Soria Noticias, "Ni avionetas, ni vacas, solo protestones" y estuve totalmente de acuerdo con él. A todos nos gustaría tener a empresas como Apple, Google, Microsoft o Samsung, pero desgraciadamente es difícil que vengan a Soria. Las administraciones no crean empresas. Son las empresas privadas las que crean empleo, por lo que debemos de tratar de que se instalen en nuestra provincia. Si no, al final seremos la provincia que no evoluciona. Todavía hay gente que quiere invertir en Soria. Se prevén unas inversiones de 650 M € en distintos proyectos. Aprovechemos el momento. Si al final cuestionamos los proyectos, lo que terminaremos siendo es una provincia en la que no será atractivo invertir. Me encanta la frase que dijo Kennedy, enfocada a Soria "No te preguntes qué puede hacer Soria por ti, sino qué puedes hacer tú por Soria"

Habrá gente que diga, ¿y quién es este para opinar, viviendo en Madrid? Pues alguien comprometido con Monteagudo de las Vicarias, Soria, que llegó aquí gracias al amor, que se enamoró de la zona y que ha invertido en negocios sin acudir a subvenciones. Es difícil cambiar algo si no te implicas.

Comentarios

ARTÍCULO DEL DÍA

Toñete
POR
Antonio de Benito,
 26 nov

Un año, día tras día al pie de los cañones informativos. A veces, con chaleco antibalas y otras, a pechos descubiertos. Unos días coloridos, algunas tardes grises y, sobre todo, muchas horas de trabajo. Un año en el que Fran, “el del Alto Jalón”, nos ha regalado su esfuerzo y talento a partes iguales. (leer más)

Comenta