UN PERRO EN EL BALCÓN

|

Salvo que seas ganadero, tener animales es una mera cuestión de deseo. El acompañamiento que te procura una mascota debe devolverse al animal con esmero y responsabilidad en el cuidado. No debemos olvidarnos de que el estado natural de un perro es corretear por el campo en busca de alimento y no vagar por un piso de 50 metros cuadrados esperando un plato de pienso y dos salidas pírricas a la calle para no mearse en el comedor. Ser responsable de una vida no debería ser un juego ni un capricho. Mantener a cualquier 'bicho' debería generarnos desvelo, pero solo al dueño, no al vecino del tercero. Tener un perro en el balcón, ladrando al paso de cada viandante, debería ser delito y estar penado con una inhabilitación en la tenencia de animales, no solo por las molestias causadas a todo el vecindario, sino por el mal procurado a un ser vivo que podría tener una existencia más digna. Haced el favor y no tengáis animales salvo que podáis procurarles una mejor vida que la de un encierro. ¿No lo habéis pasado mal en el confinamiento? Pues vuestra mascota no lo está pasando mejor en el día a día de lo que lo habéis pasado vosotros durante dos meses y os pareció un siglo entero. Pensároslo bien antes de hacerle eso a una mascota por culpa de vuestro deseo, hacedme ese favor.

Y puestos a pedir favores, aunque no creo que lean esto ya que no habrán leído nada en su vida, pediré a aquellos que dejan tirado en el suelo de cualquier parque o zona de recreo los restos del botellón para que lo limpien terceros, que lo hagan en su salón o en su cocina. No tenemos por qué aguantar los demás que la basura nos coma por culpa de que su cerebro no funciona como debería. Y encima, bien lo sabe María de Espíritu Animal Rural, se dedican a destrozar el trabajo en favor del cuidado de nuestro entorno natural que hacen los demás. Ningún vandalismo se debe tolerar, pero que rompan y arranquen carteles que piden el cuidado de nuestra biodiversidad, fabricados por los niños de la localidad educados en ecología, como ha ocurrido en Alhama... esto me da que pensar... Y pienso que si son capaces de hacer esto, lo serán también de cualquier cosa menos de sumar. ¿Los padres de esta gente qué opinan? Igual le echan la culpa al profesor, que les tiene manía, o tienen un perro al que bajan en el ascensor para que haga pis en cinco minutos dos veces al día, dejando sus excrementos en la calle para que los pise un servidor y asomándolo al balcón de sol a sol para que no deje pelos en la alfombra del salón.






Comentarios

ARTÍCULO DEL DÍA

Añadir un título
POR
Antonio de Benito,
 13 ago

A mi amigo Pepe Cabrera; el sol de cada amanecer y el viento, sea gélido o cálido, nos trae tu recuerdo, cariño y amistad. Los personajes de esta novela son totalmente ficticios y cualquier parecido con la realidad es mera asociación del lector. El lenguaje usado es el propio de las novelas del clásico género novela del oeste. No recomendado para menores de 16 años. (leer más)

Comenta