LA ENCONADA LUCHA DE VALENTÍN-POZUEL DE ARIZA 1857-1859

|


215 24 929 0


Cate Niland recordaba las palabras de su padre Fritz: “Niñas, nunca olviden que fue necesaria una orden del presidente para sacarme de Francia".

Fritz Niland participaba como sargento en el desembarco de Normandía. Insistía en quedarse, pero el padre Sampson le dijo: “Puedes hablar con el general Eisenhower o con el presidente, pero te irás a casa”. Fritz tenía tres hermanos: Robert y Preston, caídos en Normandía el 6 y 7 de junio, y Edward, dado por muerto en los combates en Birmania. Fritz pertenecía a la 101 División Aerotransportada, los paracaidistas de primera línea. Sus posibilidades de supervivencia eran bajas, por eso fue devuelto a casa junto a sus destrozados padres Michel y Augusta, que habían perdido tres hijos, aunque Edward al final sobrevivió, a pesar de darlo por muerto.

Esta historia sirvió de argumento a la galardonada película de Spielberg "Salvar al soldado Ryan”, y es una muestra de los padecimientos de los padres que, en tiempo de guerra o reclutamiento obligatorio,  veían como sus hijos eran enrolados en una guerra que no era la suya, generalmente solo con billete de ida.

Salvando las distancias y circunstancias, en Pozuel de Ariza se vivió un acontecimiento similar que nos acerca a la otra parte del conflicto: Los padres.

Valentín Millán, vecino de Pozuel y padre de 6 hijos, se enfrentaba al problema del reclutamiento de sus vástagos. Carlos, el mayor, había sido reclutado. José había apelado, pero tanto el ayuntamiento como el gobernador civil lo habían declarado soldado. El tercero de los hijos era Valentín, mayor de 17 años, casado “que solo cuenta con 615 reales”. Alejandro, Andrés y Apolonia eran los otros tres hijos menores de edad.

Valentín padre seguramente era consciente de que sus hijos podían terminar en una de las recurrentes guerras con Marruecos, como la de 1859-1860, que causó más de 4.000 muertos, muchos de ellos por enfermedades. Si tenemos en cuenta las tensiones del momento y un servicio militar de 8 años, no era para nada disparatado pensar que los hermanos Millán de Pozuel, podrían haber tenido un final sangriento como la familia Niland, de no haber sido por la enconada lucha de Valentín para evitar el reclutamiento de su hijo. Recordemos que solo 60 años después, se produjo en 1921 el llamado” Desastre de Anual”, en la que casi 10.000 soldados españoles fueron masacrados, la mayoría soldados de leva (de reclutamiento obligatorio). Carlos ya estaba en el ejército, pero había que impedir a toda costa que su hijo José acabase enrolado también.

Pero volvamos a Valentín, el padre que tiene que sacar una familia numerosa adelante, privado de dos de sus hijos por reclutamiento obligatorio en tiempos en los que las labores del campo eran totalmente manuales. El problema es que a Valentín padre se le presentaba como hombre rico y pudiente de Pozuel, pues aparecía como elector en 1854 y 1855.

 Finalmente, se demuestra según los certificados de la hacienda pública que Valentín padre contaba con un capital de 10.420 reales, y que su salario era de unos 3 reales diarios. Poco dinero para tantas bocas. Y por si fuera poca, tenía a su cargo a su suegro Alejandro. Se desvanecía la idea del padre rico, que podía permitirse el lujo de prescindir de sus hijos para las labores del campo y otros menesteres.

Finalmente se revoca el fallo del Consejo Provincial de Zaragoza, dándose de baja del ejército a José, con fecha 19 de febrero de 1859.

“Y habiéndose dignado la Reina (Q.D. G). resolver de conformidad con el prendieron dictamen y que está disposición sirva de regla general para su aplicación en casos análogos".

Los casi dos años de pleitos del vecino de Pozuel, Valentín Millán, dan sus frutos y José vuelve al pueblo y la sentencia creará jurisprudencia para casos futuros.

Si en el caso de Fritz Niland fue una orden presidencial la que lo devolvió a casa, al vecino de Pozuel José Millán, fue la enconada lucha de su padre Valentín.


Treinta años después, encontramos viviendo en la calle Mayor de Pozuel a tres hermanos que responden a los nombres, José, Carlos y Valentín Millán. 

Comentarios

ARTÍCULO DEL DÍA

Alba
POR
Redacción ,
 20 ene

Encima, este año nos toca quintar. Especialmente, a mí me hace mucha ilusión quintar, porque siempre veía esa celebración como inalcanzable y en un abrir y cerrar de ojos, me quedan apenas cuatro meses para ello. (leer más)

Comenta