YO DIGO NO A LAS AYUDAS DE FUNCIONAMIENTO

|

Las nuevas directrices de la Comisión Europea abren la puerta a bonificaciones del 20% en los costes de la Seguridad Social para las empresas de las provincias de Soria, Cuenca y Teruel, y aquí sale el que suscribe pidiendo que desde el Alto Jalón, los habitantes del mundo rural digamos "NO" a esta propuesta. Alguno al leer el titular habrá pensado que me he vuelto loco rechazando unas ayudas para los negocios de la vertiente soriana del Alto Jalón...


Las organizaciones y federaciones sorianas, junto a la mayoría de los partidos y agrupaciones políticas de la provincia de Soria, incluidas Soria ¡YA! o el Partido Popular, han firmado la semana pasada en la capital un manifiesto solicitando la entrada en vigor de forma inmediata de estas ayudas, con las que pretenden poner una pica en Flandes en favor de la lucha contra la despoblación. O eso nos dicen, pero, ¿va a hacer esto que realmente dejemos de despoblarnos? Aquí viene mi explicación de por qué yo creo que no.


La ayudas de funcionamiento que tanto le está costando poner en marcha al Gobierno de España para favorecer a las provincias de Cuenca, Teruel y Soria son exactamente eso, ayudas para toda la provincia por igual, indiferentemente de que hablemos de Monteagudo de las Vicarías o de Soria Capital. ¿Créeis que alguna empresa interesada en ahorrarse el 20% de sus costes sociales va a cambiar Madrid o Barcelona por Medinaceli, si tiene la oportunidad de instalarse en Soria? ¿Imagináis que el éxodo que ya se produce desde los pueblos sorianos hacia su capital, vaya a frenarse si no incentivamos más a quien apueste por quedarse en el mundo rural? Ya sabéis mi respuesta.


Desde Europa bonifican como territorios despoblados a provincias enteras, dejando fuera a muchas zonas en las que la despoblación campa a sus anchas, escondida tras capitales de provincia que incrementan la densidad de población. Zonas de Zaragoza o Guadalajara, entre muchas otras y para comentar las más cercanas, tienen una densidad poblacional incluso menor que la soriana, pero al estar sus capitales muy pobladas, el mundo rural que sucumbe ante ellas pierde todos sus derechos. Y me pregunto yo, ¿está menos despoblado y necesita menos ayuda Ibdes que Almazán? ¿Necesita Alhama de Aragón menos estas ayudas que El Burgo de Osma? ¿Está despoblada la vertiente soriana, y no la zaragozana del Alto Jalón?


Como siempre, desde un despacho de una capital pergenian soluciones para el mundo rural y acaba sucediendo, como no puede ser de otra manera, también lo de siempre: que nadie nos puede ni quiere ayudar. Parezca que haya un plan bien orquestado para, con estas ayudas de funcionamiento, terminar de deshabitar los pueblos en favor de las capitales de Soria, Cuenca y Teruel. ¿Sabéis lo que viene luego? El éxodo desde esas ciudades hacia Madrid y Barcelona, donde se aglutina todo ahora y se aglutinará todavía más después. 


Ayudas como estas las plantean los que han diseñado también la despoblación. Los mismos que no velan porque tengamos carreteras en condiciones o buena conexión a Internet. Esos que nos llenan el monte de placas solares y molinos de viento a cambio de nada para que no podamos usar nuestro patrimonio eco-cultural para generar riqueza. Esos que nos cuelan por todos los medios la idea de que tenemos que apoyar las ayudas para sus negocios con sede en las ciudades, que se hacen cada vez más rentables por tenernos a todos juntitos, apilados en colmenas de aire irrespirable... así les resultamos más manejables. Yo digo "NO" a las ayudas de funcionamiento provinciales y digo "SÍ" a una configuración diferente y nueva de ayudas fiscales a las empresas de los entornos rurales, esas que realmente crean empleo en el territorio y fijan población.



Feliz semana altojaloneras y altojaloneros.



Comentarios

ARTÍCULO DEL DÍA

Fernando benamira
POR
Fernandito Nano,
  9 ago

Pues sí, aquí estamos, con un día o dos de retraso escribiendo esto y diréis: serás desgraciado no tenerla a tiempo, ¡zángano! Pues lleváis razón, a parte de un zángano, es que esta semana hemos tenido las fiestas de verano del pueblo, que las llamamos así porque ponerle “acabar como un piojo party” se nos hacía muy largo. (leer más)

Comenta