PUBLICADAS AYUDAS PARA EL SECTOR TRUFERO SORIANO

|

Trufas


El Boletín Oficial de la Provincia de Soria (BOP) publica hoy, 17 de agosto, las bases y la convocatoria de ayudas para el sector trufero para las que la Diputación ha destinado un total de 50.000 euros. Los interesados tienen veinte días de plazo para remitir sus solicitudes para unas ayudas cuya cuantía económica máxima por beneficiario no deberá superar los 3.000 euros y para las que se admitirá una única solicitud por peticionario, en la que se incluirán todas las parcelas objeto de mejora.


Las subvenciones tienen como objeto cultivo de la trufa negra en la provincia de Soria mediante dos modalidades. Por un lado, se subvencionará la entrada en producción de plantaciones existentes a través de instalación y distribución de riego en la parcela con sistemas de traída o almacenamiento de agua; así como mejoras culturales destinadas al aumento de la producción (nidos de sustrato) o la introducción de programas informáticos de gestión. Por otro lado, se concederán subvenciones a las nuevas plantaciones destinadas a la adquisición de planta certificada y a la realización de inversiones dedicadas a cercados perimetrales, instalación de protectores, etc.


No serán subvencionables aquellas actuaciones que a la finalización del periodo de ejecución

no se encuentren con las correspondientes plantaciones micorrizadas. Así mismo, se excluyen

los gastos referidos a estudio hidrológicos, proyectos y sondeos, y no se considerarán gastos elegibles los derivados de trabajos y maquinaria aportados por el titular de la plantación.


La ayuda consistirá en una subvención a fondo perdido determinada en porcentaje máximo

del 30% de los gastos elegibles, hasta alcanzar una ayuda máxima absoluta de 3.000 euros por solicitante y por todos los conceptos subvencionables y serán incompatibles con todas aquellas actuaciones subvencionables por otras administraciones para la misma finalidad.


Comentarios

ARTÍCULO DEL DÍA

Foto tejar (1)
POR
Antonio de Benito,
  4 oct

Pegado al aparato de radio, subiéndolo o bajándolo, sintonizando para escuchar mejor, solo escuchar una voz profunda, incluso un silencio tentador, un silencio acompañado por el sonido de un cigarrillo que se consume, algún verso conmovedor con el que ya cerrabas los ojos rumiando su sentido. (leer más)

Comenta