RUTA GUIADA AL AZUD DE SAN ANDRÉS: EL LUGAR QUE PROVOCÓ UNA DECLARACIÓN DE GUERRA ENTRE ARIZA Y CETINA

|

Cetina


Este sábado, a las 8 horas, una expedición capitaneada por Gregorio Alcalde, Arsenio Sicilia y el cronista oficial de Cetina, Joaquín Ibáñez, guiará a los excursionistas hacia el cetinero Azud de San Andrés, un enclave que provocó una declaración de guerra entre las localidades zaragozanas del Alto Jalón de Ariza y Cetina allá por el año 1507. Los tres guías conducirán la ruta hacia el lugar explicando los hechos históricos y las curiosidades de este lugar milenario del que existe datación documental ya en el Fuero de Cetina del año 1140.


El Azud de San Andrés, que posiblemente date de los tiempos romanos según indica Joaquín Ibáñez, aprovecha el agua de dos barrancos y del río Jalón, para bañar la vega de Cetina y su molino. La necesidad de limpiarlo para permitir hacer funcionar el molino de Cetina, y la negativa de Palafox a que esto sucediese para que los cetineros tuvieran que pagar en el molino de Ariza para hacer su harina, provocó una declaración de guerra entre los señores de ambos pueblos. "Llevaré a la excursión la documentación de la resistencia de Palafox a obedecer a la justicia y dejar que se limpiase el azud", indica Ibáñez.


La ruta, que en total durará unas dos horas y media, llevará también a los participantes a la ermita de San Andrés, lugar donde se comentará la historia de Juana 'la loca', quien pasó un día en Cetina, en este lugar, celebrando la onomástica del santo en su viaje de vuelta desde Zaragoza mientras estaba embarazada de su hijo Fernando. Otro de los muchos detalles e hitos históricos que se contarán en esta ruta, para la que se espera una gran afluencia después de la realizada el pasado año centrada en la figura del Bandolero Cisneros, que reunió a cerca de 80 personas.

Comentarios

ARTÍCULO DEL DÍA

Foto tejar (1)
POR
Antonio de Benito,
  4 oct

Pegado al aparato de radio, subiéndolo o bajándolo, sintonizando para escuchar mejor, solo escuchar una voz profunda, incluso un silencio tentador, un silencio acompañado por el sonido de un cigarrillo que se consume, algún verso conmovedor con el que ya cerrabas los ojos rumiando su sentido. (leer más)

Comenta