BUBIERCA TIENE DESDE HOY UN NUEVO CENTENARIO CON CECILIO LACAL

|


75F85281 8330 4794 8128 9C4136319281 1024x768


Bubierca tiene hoy un nuevo centenario. Cecilio Lacal Monreal cumple hoy 100 años y lo celebra en su actual hogar, la Residencia bilbilitana de las Hermanitas de los Ancianos Desamparados. Allí le han preparado toda una fiesta, en la que han participado trabajadores, hermanas, compañeros residentes y una sobrina del nuevo centenario del Alto Jalón. 


A pesar de ser tan longevo, Cecilio se encuentra en plena forma, goza de una gran salud y una estupenda lucidez con la que nos atiende al teléfono para que podamos felicitarle. "Hombre, si estuviera como ahora que no tengo ninguna enfermedad, aquí hay uno que va a cumplir 105...", nos dice cuando le preguntamos hasta qué edad pretende llegar. "Aquí nos dan bien de comer", se explica como una de las razones de vivir tantos años.


Cecilio fue pastor en Bubierca y recorrió toda España con su rebaño, que los llevaba por tierras de Soria y Guadalajara, y con el que hacía la trashumancia. De hecho, argumenta que uno de los secretos de llegar a los 100 años es "haber trabajado mucho". "Entonces no es como ahora, eran otros tiempos", señala Cecilio recordando que en Bubierca "tengo todavía a mi sobrino carnal, José Antonio".


Hoy ha sido un día de muchas emociones y también de regalos. "Una máquina de afeitar, pantalones, varias camisas, una colonia, zapatillas, un ramo de flores...", enumera satisfecho de haber celebrado su centenario por todo lo alto. Mañana, Cecilio tendrá de nuevo un día de celebración, porque saldrá a comer con todos sus sobrinos. Y es que a Cecilio le encanta celebrar, de hecho, es un gran jotero y "ahora ya la edad no me deja mucho, pero siempre me ha gustado bailar", nos cuenta antes de confesar que "en las fiestas siempre salgo".


B13B2EAE BB64 4F47 A0F4 C49057D0830F 1024x768



Comentarios

ARTÍCULO DEL DÍA

Foto tejar (1)
POR
Antonio de Benito,
  4 oct

Pegado al aparato de radio, subiéndolo o bajándolo, sintonizando para escuchar mejor, solo escuchar una voz profunda, incluso un silencio tentador, un silencio acompañado por el sonido de un cigarrillo que se consume, algún verso conmovedor con el que ya cerrabas los ojos rumiando su sentido. (leer más)

Comenta