EL AYUNTAMIENTO DE SANTA MARÍA DE HUERTA NO ENCUENTRA EMPRENDEDORES PARA LAS RUINAS DEL ANTIGUO PARADOR

|

Parador


Dos años después de hacerse con la propiedad de las ruinas del antiguo Parador Nacional de Turismo de Santa María de Huerta, el Ayuntamiento de la localidad soriana del Alto Jalón sigue buscando la manera de ocuparlo de nuevo, y ha emitido un nuevo comunicado a los medios. En él, ofrecen estas instalaciones de propiedad municipal a los emprendedores que estén buscando un lugar para invertir y poner en marcha un negocio, en un pueblo con un gran potencial turístico que está viendo como este sector, lejos de florecer, se marchita hasta el punto de solo quedar un bar abierto, frente al Monasterio Cisterciense, además del centro social.


A pesar de la nula promoción turística que realizan desde el consistorio y de la dejadez y desidia mostrada por su alcalde con el turismo de la localidad, manteniendo la mayor parte del año cerrada su Oficina de Turismo y no realizando acción alguna que provoque un atractivo para los turistas más allá del Monasterio Cisterciense, el alcalde y diputado provincial, Juan Pascual, considera que "Santa María de Huerta es un buen lugar para invertir en, por ejemplo un negocio hostelero o una residencia asistencial, ya que recibe miles de visitantes a lo largo del año". Sin un dato con el que corroborar esta afirmación del alcalde hortense, puesto que no hay registro alguno de visitas en la localidad, los emprendedores parecen haber huído de este pueblo con indudable potencial.


El ayuntamiento adquirió en su día, hace más de dos años, las instalaciones del antiguo Parador, en estado ruinoso tras caer en desuso a finales de los 90. "Queremos ofrecerlas por las múltiples posibilidades que ofrecen y porque pueden convertirse en una actividad económica con la consiguiente creación de empleo", apunta el alcalde, que ha visto como en dos años, no ha habido ningún interés por parte de ningún emprendedor y se ve obligado a anunciar de nuevo en los medios su existencia. No en vano, las instalaciones, de los años 60 y con más de 25 años de abandono a las espaldas, necesitan una gran reforma. Aunque desde el consistorio apuntan en una nota de prensa a que "están preparadas y diseñadas para uso hotelero o residencial sin perjuicio de que se le pueda encontrar otra utilidad". 


Las personas que estén interesadas en este espacio, deben dirigirse directamente al Ayuntamiento de Santa María de Huerta, donde se muestran deseosos de estudiar todas las ofertas que pudieran llegar por un antiguo Parador Nacional que goza de una buena ubicación, ya que está situado junto a la antigua carretera Nacional II y próximo en el acceso a la autovía de Aragón. El edificio, aunque en franca decadencia y muy deteriorado, cuenta con 25.217 metros cuadrados, de los que 7.000 están construidos mientras que el resto es suelo urbano. La buena comunicación y el acceso a las infraestructuras viarias e incluso ferroviarias es otro de los alicientes de estas instalaciones, ya que Santa María de Huerta cuenta con estación de tren en la línea entre Madrid y Barcelona, está situado a 130 kilómetros de Zaragoza, a 30 minutos de la estación del AVE de Calatayud y a 170 kilómetros de Madrid.



El potencial de Santa María de Huerta está avalado fundamentalmente por el monasterio cisterciense del siglo XII que cuenta diariamente con visitas turísticas que, aunque no se pueden cuantificar por ausencia de servicio de información turística en la localidad, sí que podrían utilizarse como revulsivo para un municipio que se encuentra en horas bajas por la desidia de su Ayuntamiento. A ello hay que sumar una casa de descanso espiritual del Sagrado Corazón, que en su día fue el palacio del Marqués de Cerralbo y Marquesa de Villa Huerta, que actualmente hace las veces de lugar de alojamiento o de centro de reuniones, conferencias o retiros. La localidad también cuenta con instalaciones deportivas básicas y piscina municipal.

Comentarios

ARTÍCULO DEL DÍA

Foto Andrés Gongora
POR
Andrés Góngora,
  1 feb

Poco sabremos los agricultores y agricultoras de lo que allí se trata. Estas cumbres se celebran sin la participación y conocimiento del sector. Y por supuesto, muy al margen de nuestros intereses. Nos acabamos enterando de lo que acuerdan a nuestras espaldas cuando recibimos la insuficiente liquidación de nuestras producciones y vemos pasar los camiones de Marruecos por los puertos y carreteras españolas cargados de hortalizas y frutas, de los empresarios que se han ido a producir allí y revientan nuestros mercados con precios artificialmente bajos.(leer más)

Comenta