TODOS A LA ESCUELA

|


Portada1

Niñas en la escuela, 1930. Julia Luengo


Hay un antes y un después en la conformación del núcleo urbano y la propia travesía de Embid de Ariza, la creación de una carretera que cambiaría definitivamente la imagen que tenemos hoy en día de varias calles de Embid. Y es que deberíamos comenzar esta historia diciendo que antes de existir la Carretera que todos conocemos, esta vía principal discurría por la actual calle Somera, la antigua calle Real del Barrio Somero, pero debido a la ejecución del proyecto de de la Carretera de 3er. Orden de Deza a la estación de Cetina proyectado en el año 1904 sería necesario el derribo y modificación de varios edificios que se encontraban a su paso.



Uno de estos edificios era la Escuela de Embid de Ariza, que se encontraba en la calle con su propio nombre, “de las Escuelas”, que actualmente es el ramal que baja de la Calle Somera hasta la Carretera, es decir la primera calle que nos encontramos a mano izquierda viniendo desde Cihuela.



Felix Arana nos dice que su padre le contaba cómo saltaban la tapia del colegio para pasar a las huertas del otro lado, la zona del actual parque, pues todo estaba cerrado por casas y corrales y la única entrada y salida del pueblo era por la calle Somera.



El proyecto de carretera sufrió distintas modificaciones, y aunque tanto en el de 1904 y la revisión de 1906 no hubiera sido necesario alterar su trazado, la excesiva curvatura de la carretera casi al borde del río obligaría a cambiar el diseño en en la revisión del proyecto de 1909, y dicho edificio sería expropiado para su derribo.


Plano01

Plano del trazado de la carretera de 1906. 1.


Plano02

Plano del trazado de la carretera de 1909. 2.



El Ayuntamiento de Embid, propietario de un edificio, destinado a escuelas, señalado en este expediente con el n.º 61, situados en la calle de las escuelas consta de planta baja, piso principal y segundo. La primera tiene una superficie de 93.49 metros cuadrados, de los cuales 27.47 están destinados a corral y el resto edificado, el que está dividido en cinco compartimentos, portal, dos lagares, caja de escalera y leñera. El portal tiene una puerta a la calle de dos hojas con póstigo y herraje y otra que lo incomunica con los lagares en mal estado… Las paredes de toda la planta son de tapial con zócalo y pilares de mampostería con yeso, enlucidas, el suelo es natural excepto el del portal que está empedrado. La planta del piso principal está dividida en cuatro compartimientos, sala destinada a escuela, cocina, pasillo y escalera (...) El primer compartimiento tiene dos ventanas de dos hojas a la calle Escuelas. Consta el segundo piso de cuatro compartimientos, sala dormitorio, cocina, y caja de escalera.”


Habrá que desalojarse la casa, y el cambio de los enseres de la escuela, así como los de las habitaciones ocupadas por los maestros.” 3.


Escuelaplano

Plano de las Escuelas, 1909



Imaginen que situación, una obra que haría desaparecer la escuela donde los niños y niñas de Embid acudían a diario para su enseñanza daría paso a una vía por la que podrían circular los automóviles que pocos años antes se alzarían como distintivo inequívoco del progreso del transporte por carretera. Pero para sorpresa de éstos ingenieros los embidanos no darían su brazo a torcer tan fácilmente como para permitirlo.


Tinta.escuelas

Vista de la calle de las Escuelas por Jorge Mariscal




Encontramos en el informe del Ingeniero Sr. Rivero del Cuerpo Nacional de Ingenieros de la Provincia de Soria una nota con sentido de protesta que denunciaba el hecho de esta oposición en la liquidación de obras.



La travesía de Embid de Ariza no se ha terminado como lo hace así constar el Ingeniero y de los cual ya tiene conocimiento la Superioridad, porque a pesar de que el pago de la expropiación hecha en el término municipal de dicho pueblo tuvo lugar en los días 11 y 12 de junio de 1912, el Ayuntamiento no quiso hacer entrega del edificio de las Escuelas que había que derribar, y cuyo importe cobró, hasta el 23 de Octubre de 1913, en que por orden conminatoria del Gobernador de Zaragoza, se entregaron las llaves a un funcionario designado por la Administración, dando lugar la rebeldía de aquel Alcalde a que se le procesaría por no haber obedecido varias órdenes que recibió para que hiciera entrega de dicho edificio”



Este hecho fue denunciado por el periódico “El Magisterio Español” de instrucción pública, el 14 de noviembre de 1912, en el que el autor de la nota expresaba así:


¡Una atrocidad! Al pueblo de Embid de Ariza (Zaragoza), le expropiaron y hundieron la Escuela porque estorbaba para hacer una carretera. El pueblo levantó otro edificio escolar en el sobrante del solar expropiado. Y una vez levantada la nueva Escuela el contratista de la carretera reclama porque no está en la alineación debida y porque se han salido un metro indebidamente. Con ese pretexto se manda otra vez tirar la Escuela. ¿Pero ese contratista no ha visto levantar el edificio desde que empezaron los cimientos? El pueblo dice que la carretera tiene en ese punto dos metros más de anchura de lo que necesita, y por tanto, que la reclamación es en absoluto improcedente. Nosotros decimos que ese contratista que ha consentido sin advertencia ni reclamación alguna la construcción del edificio , ha perdido todo derecho a protestar, aunque esté fuera de la línea y que derruir otra vez la Escuela será una atrocidad. El asunto está a resolución del Director de Obras Públicas”



A tenor de un par de fotografías, la más antigua de 1945, de Francisco Hernández Pacheco, es una imagen donde podemos ver parte del edificio que estuvo destinado a las Escuelas, en él se aprecia que parte de la casa ha sido reconstruida de adobe, cuando el resto es de mampostería. Por lo que deducimos que efectivamente el edificio en parte fue demolido pero reconstruido para continuar su uso, posteriormente sería ocupada Casa de los peones camineros.


Pacheco

Vista parcial de la Casa de las Escuelas, Hernández-Pacheco, 1945



Gregorio

Vista de la Casa de las Escuelas en 1956, Gregorio Latorre



Pese a la resistencia que opuso el Ayuntamiento de Embid otros acontecimientos hicieron necesaria la construcción de un nuevo edificio para albergar no sólo a las Escuelas sino al nuevo Ayuntamiento que permanecía sin clara ubicación.



Durante varios años, gracias a los vecinos de Embid pude hacerme una idea del emplazamiento del antiguo Ayuntamiento, del que todos recuerdan que se lo llevó el Barranco. Este edificio se encontraba en linde con el mismo Barranco a su desenlace con el río Henar, en lo que cotidianamente nos referimos como “el sifón”, que no es más que la comunicación de la acequia molinar a ambos lados de la carretera. Efectivamente, este edificio había servido su función hasta el fatídico 22 de julio del año 1905 en que una horrorosa avenida de aguas lo destruyó.



La Casa Consistorial, la Secretaría, con toda la documentación y sellos, la fragua y casas propiedad de los vecinos Manuel Esteras, Ángel y Máximo López y Juan Enda han sido destruidas por la avenida y arrastradas en espantoso torbellino” 4.


Ayuntamientoplano

Plano del solar del Ayuntamiento, 1909




En el proyecto de obra de la Carretera de 1909 aparece este emplazamiento como “solar del Ayuntamiento”, durante los años siguientes se utilizaría una sala para actos del ayuntamiento en la casa contigua propiedad de Ángel Gómez, hasta la obra final de la carretera. En 1916 sabemos que la nueva Casa Consistorial y escuelas públicas estaban en construcción cuando otra gran tormenta causó daños importantes a éstas, el azud de riego y los canales.



Se buscó un nuevo emplazamiento y para poder afrontar las obras de la construcción del Ayuntamiento y de las Escuelas nuevas varios propietarios y ganaderos de Embid se comprometían al pago del coste que faltaría para terminarlas a condición de la compra de la Dehesa de los Dules en 16 de marzo de 1919. 5. Asimismo tres días después el Ayuntamiento de Embid de Ariza solicitaría autorización para construir un edificio destinado a Casa Consistorial y escuelas, lindante con la carretera de Deza a Cetina, eso es en el emplazamiento actual del Ayuntamiento en el barrio de San Martín. 6.


Tinta.ayuntamiento

Plano del Ayuntamiento por Jorge Mariscal




El nuevo edificio tenía una distribución que separaba la escuela de los niños a la de las niñas. La parte de abajo, la que se accede desde el frontón estaba destinada a los niños, un pequeño calabozo y un pasadizo que servía de cubierta para los días de lluvia en el recreo. La primera planta, que se accede desde la carretera, servía para la escuela de niñas y el Ayuntamiento, y la segunda planta como casa o vivienda de los maestros.


Embid1904

Proyecto de la carretera, 1904




El trazado de la nueva carretera modificaría enormemente la conjunción urbana de la villa que hasta entonces utilizaba el camino Real de Alhama como vía principal de desplazamiento, la calle de las Eras tomaría mayor importancia debido al derribo de varias casas, huertas e incluso peirón, que la definiría como la carretera. En la actualidad un solar ocupa el lugar donde estuvo la primera escuela y no cabe duda que este es un capítulo casi olvidado, los que leemos estas líneas siempre hemos conocido la distribución tal y como la vemos hoy en día, pero lo que verdaderamente me sorprende es que no se hayan mantenido el nombre original de las calles, al menos la Calle de las Escuelas, en nuestra memoria.






1. AHPSoria, Sig. 57651, 57652 y 57655
2. AGA, Sig. 24/4989
3. AGA, Sig. 24/4545
4. El Progreso, 22 de Julio de 1905
5. Contrato de pago, 16 de marzo de 1919. Vicente Latorre
6. La Crónica de Aragón, 19 de Marzo de 1919



Un especial agradecimiento a Sonia Vallejo que aceptó la difícil misión de visitar el Archivo General de la Administración en Alcalá de Henares.

Comentarios

ARTÍCULO DEL DÍA

Montse Martínez
POR
Montserrat Martínez,
  1 feb

La semana pasada vimos que, para tener relaciones sanas es fundamental establecer unas “reglas de juego”, incluido poner límites. Esto supone todo un arte a la hora de dejar claras las fronteras en las relaciones, expresar a lo que estamos dispuestos y a lo que no, etc. (leer más)

Comenta