VIRGEN DE LAS ANGUSTIAS

|

PORTADA01

Foto: Juan Fco. Mariscal


El tercer domingo de septiembre se celebra la festividad de Nuestra Señora de las Angustias, con vísperas, sermón y procesión.” 1 de Octubre de 1887, Iglesia Parroquial.


Embid de Ariza ha rendido culto durante muchos años, incluso en la actualidad, a la imagen de la Virgen de las Angustias, un culto muy extendido en gran parte del país y fuera de él. Para muchos identificamos la Ermita de la Virgen de las Angustias, y el camino de su nombre, a un pequeño edificio blanco coronado por una cruz con un humilde, casi desolado, interior en que en alguna ocasión se realiza procesión de la gente de Embid desde la Iglesia de la plaza por el antiguo camino a Cetina.


Procesiu00f3n

Volviendo en procesión de cantar la salve, foto: Francisco Mariscal, 2000


Afortunadamente, hoy podemos contar algo más de la historia sobre esta ermita, sobre su origen, acompáñenme en un viaje a través del tiempo para remontarnos hasta el siglo XVII donde comienza esta historia.

Concretamente un fatídico día, el 24 de noviembre de 1653, fallece Doña Margarita Sierra, que era hija de García Sierra y Margarita Gómez vecinos de Embid, a la edad de 39 años y es enterrada en la Iglesia junto a la capilla del Rosario. En su testamento deja mandado a su marido, D. Andrés Lozano, el acabar un humilladero que al presente estaba en construcción en el paraje de las Tapias, en el término del dicho lugar de Embid. Deja una parte de sus bienes de manera perpetua para que en cada sábado se celebre una misa rezada en dicho humilladero, si quiere ermita y se gaste de los derechos de sus bienes y hacienda en utilidad y conservación de dicha ermita, si quiere humilladero. (1)

Los humilladeros son comunes entre Aragón y Castilla y León, si bien es cierto que han sufrido cambios a lo largo de los años, hoy son capillas situadas a las afueras de las poblaciones, junto a los caminos, donde los viajeros se encomendaban antes de emprender la marcha santiguándose y arrodillándose. En la Baja Edad Media ya se trataban de cruces de piedra levantadas sobre gradas o columnas. A lo largo del siglo XV se comenzó a techar esta cruz protegiéndola de las inclemencias del tiempo y permitiéndose cubrir al transeúnte. A mediados del siglo XVI ya se cerraban por completo para evitar actos indecentes. Una vez cerrados se dejaba una puerta o reja de manera que el caminante pudiera ver la imagen. A partir del siglo XVII se generalizan los edificios construidos para permanecer cerrados, de planta cuadrada y cubierta a cuatro aguas con una sola puerta que orientada con los pies hacia la población. (2)


Reja

Puerta de la ermita nueva, foto: Víctor M. Mariscal


El 29 de abril del año 1661, ante el Señor Don Juan Santos de San Pedro, visitador del Obispado de Sigüenza, compareció D. Andrés Lozano presentando un codicilio para la Fundación y Memoria de Misas de su mujer donde se describen las propiedades dejadas para los oficios, como una “Viña en la Vega de dicho lugar donde dicen el batán de una anegada” aunque lo más interesante aparece aquí, indicándonos: “todos los sábados una misa rezada en la Ermita de la Soledad que tienen comenzada a hacer.

La mayoría de estos edificios se pusieron bajo la advocación de El Santo Cristo, la Virgen de las Angustias o la Soledad, características de la Semana Santa. En 1887 se recoge la tradición del Domingo de Ramos donde se realizaba la bendición en el ejercicio de la tarde del Vía Crucis al Calvario contando los versos de la pasión de Cristo, y el Jueves Santo se realizaba la procesión a la ermita en maitines (a media noche).


Baldosas

Cerámica de la Virgen de las Angustias en fachada”, foto: Víctor M. Mariscal

El 19 de diciembre de 1744 el Sr. D. Alonso de la Peña y Medrano, visitador general del Obispado de Sigüenza, decía que en el término de Embid y al remate del Vía Crucis se halla una ermita en que está colocada la Milagrosa Imagen de Nuestra Señora de las Angustias fabricada a devoción y expensas de Margarita Sierra, que debido al estado de amenazar ruina dos de sus paredes y estar en quiebra todo el tejado, se ha trasladado la imagen de su altar a la Iglesia y se manda derruir la ermita, “allanándose y reparar y reedificar” con la obligación de poner en aquel sitio un peirón con una cruz para memoria de haber existido en él dicha ermita. El 5 de mayo de 1745 es admitido por el Concejo y vecinos de Embid de separar dicha ermita y mantenerla en la misma forma en adelante bien reparada para mayor culto de dicha Santa Imagen, pero no es hasta 1750 cuando se ordena su construcción.

No hace muchos años que dicho peirón fue reparado, como parte del patrimonio cultural de Aragón, ya que su estado amenazaba su desaparición, y aunque no hemos podido averiguar, todavía se apreciaba el hueco dejado por una cerámica sin duda con algún santo o escena religiosa, hoy queda el sitio para la Virgen del Pilar.


Peiron

Peirón de la Ermita de la Soledad


En la pared exterior de entrada a la Vieja Ermita de la Virgen de las Angustias, a casi 300 metros de la anterior por el camino viejo de Embid a Cetina,  se puede leer “AÑO 1752”, que debió ser el año de finalización de la obra de la segunda ermita. Esta ermita todavía la podemos encontrar, en un lamentable estado ruinoso, con sus cuatro paredes levantadas de piedra de mampostería, un escalón para el altar y con un portal curiosamente dibujado de ladrillo macizo, con una hilada de esquinillas, también llamadas de picos o dentellón, probablemente como obra de restauración del año entre los años 1891 y 1894 que gastaron sobre 160 pesetas. Y aunque se trate de ruinas, debemos mantenerlas con cuidado, con una especial atención pues en ésta, en concreto, se hayan al menos una docena de enterramientos datados alrededor de 1835.


Gastos

Limosnas y Gastos”, Libro de Cuentas de la Ermita, 1894


Curiosamente el 5 de mayo de 1808 el padre Bonifacio Gómez del Convento de Ariza erigió y bendijo el Santo Calvario que empezaba de la Iglesia bajo el Arco Mayor del Evangelio y terminaba en esta segunda ermita. Los humilladeros formaron parte de los vía crucis integrando la cruz de su puerta en el recorrido, generalmente como última estación.


Ermita Vieja

Vieja Ermita de la Virgen de las Angustias, foto: Javier Baena


Por último y de nuevo ante el estropicio que las lluvias y las tormentas acaecen en este término, la ermita terminó nuevamente su corto recorrido, posiblemente su emplazamiento no fuera el más apropiado, en la proximidad de un barranco, dejándola muy deteriorada. Así el 12 de diciembre de 1961 se terminó la actual ermita de Nuestra Señora de las Angustias, a pocos metros de la anterior, continuando el camino real en dirección a Alhama. Costó 11.919,35 pesetas, firmado por el cura ecónomo Salvador Morales Mencía. Existe en dicha ermita una relación de todos los participantes en la construcción de este edificio, unas 150 personas, también se indican las que no pudieron y las que no quisieron trabajar para recuerdo de todos.


Ermita nueva

Ermita de la Virgen de las Angustias, foto: Juan Fco. Mariscal


(1) Notas personales de Francisco Mariscal del Archivo de la Iglesia de Embid de Ariza.
(2) Los humilladeros castellanos y el espacio para el despliegue procesional, José Ignacio Sanchez Rivera, Alonso Ponga Ayto de Valladolid, 2008



Jorge Mariscal. Asociación Histórico Cultural de Embid de Ariza



   EMBID DE ARIZA, ABEJARES Y HORNALES

Comentarios

ARTÍCULO DEL DÍA

Montse Martínez
POR
Montserrat Martínez,
 19 oct

Por eso en algunas ocasiones, cuando somos conscientes de que nuestra opinión no es la de la mayoría o no es “políticamente correcta”, de manera inconsciente tendemos a callarnos, dejando de ser asertivos, incluso en el peor de los casos, a renunciar a decir nuestras opiniones o a decir lo contrario… (leer más)

Comenta