SANTA MARÍA DE HUERTA RECUERDA CON NOSTALGIA SUS FIESTAS PATRONALES

|





Santa María de Huerta celebra hoy el día de la Virgen de Nuestra Señora del Destierro, cuyos festejos se prolongaban, antes de la pandemia, durante tres días alrededor del 8 de septiembre. Hoy los hortenses echarán de menos la procesión, la bendición y subasta de rollos, las charangas, disco móvil o espectáculos y deberán conformarse con una misa en honor a su patrona.

Tradicionalmente tal día como hoy, una charanga acompañada de los "mayordomos de la Virgen" recorría las calles del pueblo saludando a los vecinos con una diana floreada por la mañana hasta llegar a la misa. Al atardecer, una procesión con la imagen de la Virgen del  Destierro en andas, empujada por las mujeres y seguida de los lugareños recorre de nuevo las calles del pueblo, con la banda y la gente interpretando tonadillas populares. Mientras el volteo de campanas se repite sin cesar, los niños pequeños se sientan sobre las andas de la virgen.

Al finalizar la procesión  y antes de que entre la imagen a la iglesia, se realiza la tradicional subasta de “maneros” o personas que portarán las andas de la imagen de la virgen para entrarla en la iglesia y que serán los encargados de guardarla y sacarla de la iglesia parroquial al año siguiente. Tras ello, se hace la tradicional subasta de 'Rollos de la Virgen' bendecidos, que este año, a causa de la pandemia, tampoco podrá llevarse a cabo.

Con la esperanza de poder volver a la normalidad el próximo año, los vecinos y vecinas de Santa María de Huerta están mentalizados en que "no podía hacerse nada", tal y como señala su alcalde Juan Pascual, que desea "que el año que viene se pueda hacer la celebración de la Virgen como había sido hasta ahora".


Rollos2014

Los tradicionales rollos de la Virgen de Santa María de Huerta. Foto: B. Mateo

Comentarios

ARTÍCULO DEL DÍA

4852234
POR
El Arriero,
 22 oct

Y no lo digo por el "jalogüín" que están preparando ya algunos pueblos de anglosajona tradición como Monreal y Monteagudo, sino más bien por el miedo que ha pasado más de uno. Y no lo digo por el susto en la redacción del periódico cuando ha sonado al otro lado del teléfono algún alcalde enfadado por publicar su sueldo (leer más)

Comenta