LOS SECRETEOS / SABINA – OJOS DE GATA (1991) / Y NOS DIERON LAS DIEZ (1992)

|

Hola hola SINFONOLERS!! Antes de meternos en faena quiero añadir unos datos que en la entrevista del anterior articulo con Cesar y Julio no aparecieron reflejados.  Más que unos datos, quiero pedir disculpas por no haber mencionado entonces a dos djs que también tomaron los mandos de la cabina de la Pista de Arcos de Jalón en aquellos años. 


Durante la charla previa a la entrevista que mantuve con Cesar y Julio, hablamos por supuesto sobre ellos,  pero como bien sabréis los que seguís fielmente esta sección, yo soy entre otras cosas disc jockey y no escritor. Es por eso que a la hora de transcribir la conversación y por no hacer el articulo muy extenso, omitiese a estos dos artistas, dándome cuenta según pasaban los días del enorme error que había cometido. Así que aunque tarde, quiero dar las gracias por esas noches de buena música y buen hacer a Carol, que fue, si no me corrige nadie, la primera chica en hacernos bailar desde la cabina de `La Pista´ cuando se encargaba de suplir las ausencias de los Djs residentes. Y por supuesto al gran Edu del Rio, con el que por suerte para mí, he compartido cabina en tantas noches de gloria y que fue el relevo generacional en la pista cuando el siglo XXI aparecía en nuestras vidas. La de problemas técnicos que nos ha podido solucionar el bueno del Edi no se pueden contabilizar y a día de hoy sigue solucionándomelos. Mil gracias por todo Edu del Rio!!!


Imagen3


Imagen2


Imagen4


Ahora sí, vamos con la investigación de hoy que tiene tela el asunto, no sé ni por dónde empezar. Nos ponemos en situación:


Principios de  1991.  Enrique Urquijo (compositor y miembro fundador de Los Secretos) y su mánager llegan al bar de copas Bwana de Madrid. Al  día siguiente Los Secretos tienen concierto,  pero Enrique decide salir a tomar unas copas. Así que su mánager, como suele hacer, lo acompaña para evitar que "se desmadre".  En el bar también está tomando algo en ese momento Sabina, con quien Enrique mantiene una buena relación, y ambos autores empiezan a conversar. En un momento de la noche, Enrique le pregunta a Sabina si no tendría algún material que pueda serle de utilidad, ya que está trabajando en la publicación de un nuevo álbum y se encuentra "seco de ideas". Joaquín lleva encima unos versos que había escrito, al parecer, esa misma mañana y que él no cree que vaya a utilizar. Se los muestra a Enrique que los lee emocionado, y copia en una servilleta de papel lo siguiente:


"Fue en un pueblo con mar

una noche después de un concierto;

tú reinabas detrás

de la barra del único bar

que vimos abierto.

Cántame una canción

al oído y te pongo un cubata;

con una condición:

que me dejes abierto el balcón

de tus ojos de gata. ..."       

          


El bueno de Enrique se tomó esto como un regalo de su amigo, pero no sabemos si Sabina opinaba lo mismo o solo se lo mostró como parte de esas conversaciones de bar en torno a unos refrescos, ya sabéis de que hablo, ¿verdad? Sea como fuere, Enrique en el camino de vuelta al hotel, dentro del taxi, perfilo más si cabía lo que acababa de anotar en la servilleta y casi dejó rematada la letra completa de lo que sería la quinta canción del LP 'Adiós tristeza', que vio la luz en 1991. Un tema eterno y precioso que suena así.






Seguimos contando el transcurso de la historia hasta donde supuestamente todo el mundo está de acuerdo en cómo se desarrollaron los acontecimientos.  Sabina, ajeno al trabajo realizado por Enrique y a sus planes de incluir la canción en un álbum, completa la letra por su cuenta. Y así nace la canción que luego sería 'Y nos dieron las diez', que posteriormente incluiría en su álbum 'Física y Química'. Otro temazo enorme. Es a partir de este punto donde surgen distintas versiones de por qué, si supuestamente cada uno compuso sus canciones sin el conocimiento del otro, la música y la entonación de ambas son tan parecidas por no decir que iguales. Vamos a escuchar la canción de Sabina que recuerdo se publicó en 1992,  un año después de 'Ojos de gata'.






Podíamos escribir muchos renglones al respecto de lo que se dice que sucedió, pero voy a intentar resumir lo que se oye por los mentideros musicales y que cada cual saque sus propias conclusiones.


¿Conocía Sabina la música de “Ojos de gata” cuando compuso la de “Y nos dieron las diez”? Parece ser que Sabina llegó a conocer la canción de Enrique antes de componer la suya. Pero las versiones de cómo se produjo tal circunstancia difieren.


Una de las versiones dice:

Según afirma Joaquín Torres, productor de Adiós tristeza, Enrique llevó a casa de Sabina una grabación de Ojos de gata antes de publicarla. Según cuenta, a Sabina le habría gustado tanto el tema que le dijo a Enrique que ya no grabaría la que él estaba preparando, que dejaba el tema "aparcado". Lo que ocurre es posteriormente cambia de idea y vuelve a llamar a Enrique para confirmarle que ha decidido incluirla en su nuevo álbum (que se llamaría Física y Química)


Y otra cuenta que:


En un festival en Gran Canaria, el 29 de noviembre de 1991, poco antes del lanzamiento de "Física y Química", allí coinciden Sabina y Álvaro, el hermano de Enrique, al parecer Joaquín le pregunta por su hermano, y le dice "Dile que ya no haga la canción, que ya la he terminado yo", a lo que Álvaro le responde algo así como,"...pues si vieras el temazo que ha hecho", se meten en uno de los camerinos junto a Pancho Varona, donde les pone el CD con el tema de Enrique,  Sabina se emociona al escucharla (al menos en esto están de acuerdo ambas versiones), sin embargo le dice a Álvaro algo así: "Vosotros la habéis sacado a vuestro modo, yo la haré al mío, con mi nombre, sin competencias ni malos rollos”


Lo cierto es que aunque la letra inicial fuese de Sabina, es evidente que la música fue compuesta por Enrique, por lo que en ambos discos debería acreditarse a ambos compositores como autores de los dos temas. Pero lo cierto es que mientras que en los créditos del disco de Los Secretos se atribuye, como es lógico, la canción a Enrique Urquijo y Joaquín Sabina, en "Física y química" sólo aparece Joaquín Sabina como autor de música y letra. Miguel A. Bargueño, autor del libro "Enrique Urquijo, adiós tristeza", indica que esta serie de malos entendidos incomodaron de sobremanera a Enrique, que durante un tiempo dejó de ver a su amigo, por su parte, Sabina cuenta que no fue para tanto. Lo dicho, cada cual que se quede con la versión que crea más conveniente y espero que si alguna vez os habíais preguntado porque estas dos canciones se parecían tanto, el artículo de hoy os sirva para aclarar algo vuestras dudas.


Imagen5


Vamos disparados hacia el 30 de julio!!! Ya tenemos cartel completo y se va a liar pero muy gorda!!! A través de los enlaces que pondremos en redes, en El Alto Jalón  y por medio de los códigos QR  que aparecerán en los carteles físicos, podéis empezar a pedir vuestras canciones. Y os recuerdo que si aún no lo hacéis nos podéis seguir en Facebook e Instagram donde cada semana hablamos del festival “SINFONOLA FEST II”  y de muchos otros temas relacionados con música, conciertos, efemérides musicales, agendas culturales y mil cosas más que seguro son de vuestro interés, uniros aquí en FacebookInstagram para hacer más grande si cabe nuestra  comunidad de SINFONOLERS!!!



30 7 22 (3)



30 7 22 (10)



Comentarios

ARTÍCULO DEL DÍA

Añadir un título
POR
Antonio de Benito,
 13 ago

A mi amigo Pepe Cabrera; el sol de cada amanecer y el viento, sea gélido o cálido, nos trae tu recuerdo, cariño y amistad. Los personajes de esta novela son totalmente ficticios y cualquier parecido con la realidad es mera asociación del lector. El lenguaje usado es el propio de las novelas del clásico género novela del oeste. No recomendado para menores de 16 años. (leer más)

Comenta