¿POR QUÉ NOS VOLVEMOS IMPRUDENTES?

|

WhatsApp Image 2020 12 29 at 21.49.57

El ser humano siempre ha sentido miedo ante situaciones de peligro y esta emoción tan valiosa que se activa de manera instintiva, nos ha permitido estar alerta y sobrevivir como especie.

Entonces, ¿por qué ante un peligro tan evidente como el que supone la Covid 19, observamos tantas imprudencias? ¿Por qué a veces se nos olvida lo que nos estamos jugando?

Tanto el bloqueo o la parálisis por el miedo (por ejemplo no querer salir de casa por miedo a contagiarnos) como cometer imprudencias, se deben a una mala gestión del miedo. 

Para comprender este tipo de comportamientos es importante recordar que la forma de afrontar el miedo es el resultado de la suma de mecanismos instintivos y del aprendizaje adquirido a lo largo de nuestra vida. Es decir, cuando nos enfrentamos a una amenaza primero se activa el instinto de conservación, pero también un proceso mental aprendido (o viciado) que nos induce a actuar de una forma u otra.

La buena gestión del miedo supone conocer y aceptar que el peligro es una realidad, analizar todo lo que depende de nosotros para prevenir y protegernos de dicho peligro. En resumen: ser prudentes.

Pero hay otros dos factores que nos ponen muy difícil llevar a cabo esta prudencia y con los que tenemos que batallar todos los días: el cansancio y la rutina.

La neurociencia nos dice que cuando el día a día se convierte en una rutina, el cerebro desconecta esa acción del consciente. Es lo mismo que cuando vas conduciendo todos los días por el mismo sitio, tu consciente lo tienes ocupado en otras cosas y vas conduciendo de forma inconsciente… Como en piloto automático. Eso significa que nos relajamos y damos por cierto que no hay riesgos y que controlamos totalmente la situación. Por eso nos recomiendan ir por rutas diferentes, para obligar al cerebro a estar concentrado en lo que hacemos.


¿Qué podemos hacer para ser más prudentes?



  • Como decían nuestras abuelas “No te preocupes, ¡ocúpate!” Pasa a la acción y céntrate en todo lo que puedes hacer para prevenir contagios. ¡Asume tu responsabilidad!
  • Haz un esfuerzo cada día por no caer en la rutina. Es un enemigo fuerte y si no hacemos un esfuerzo cada día, nuestro cerebro va a relajarse y podemos cometer imprudencias: Dedícate a diario un tiempo para infórmate y reflexionar sobre la importancia de las medidas que estás tomando.
  • Lucha contra el cansancio. Cuanto más cansado te sientas, más riesgo habrá de que te “auto engañes” minimizando los riesgos y de que cometas imprudencias: Procura estar más alerta y concentrado, para no bajar la guardia.
  •  Convierte las medidas de prevención en un hábito saludable.



Vive, disfruta de todo lo bueno que te da la vida. No permitas que el miedo te bloquee, pero tampoco  que te lleve a cometer imprudencias. Aplícalo al Covid pero también en cualquier aspecto de tu vida.

Gestiona bien tus miedos y aparecerán la confianza, la esperanza y la ilusión.

 ¿Qué tal si lo convertimos en un propósito para el 2021? ¡Feliz año nuevo!




 Montse Martínez. Formadora de Comunicación e Inteligencia Emocional.

Comentarios

ARTÍCULO DEL DÍA

Montse Martínez
POR
Montserrat Martínez,
  1 feb

La semana pasada vimos que, para tener relaciones sanas es fundamental establecer unas “reglas de juego”, incluido poner límites. Esto supone todo un arte a la hora de dejar claras las fronteras en las relaciones, expresar a lo que estamos dispuestos y a lo que no, etc. (leer más)

Comenta