EXCAVACIONES CELTIBERICAS EN EL CERRO "MONOBAR" DE ALMALUEZ, DIRIGIDAS POR EL ARQUEOLOGO BLAS DE TARACENA AGUIRRE (1933-1934)

|

276


Durante los veranos de 1933 y 1934 el entonces Director del Museo Numantino, el arqueólogo D. Blas de Taracena Aguirre, dirigió las excavaciones del "Cerro Monóbar" en Almaluez. En ellas participaron veintidós habitantes del pueblo, cuyos nombres cita en sus cuadernos de campo, tales como Escolástica, Donato, Yagüe, Crispín, Cándido de Miguel...etc

En las excavaciones hay dos partes diferenciadas: La muralla (al noreste) y el poblado (al este), y la parte mas importante, la necrópolis, con sus 322 tumbas a unos 500 metros del cerro Monóbar, en dirección sur.

La muralla era extensa, unos 23 m. de largo por 1,32 m. de altura y estaba construida con barro y piedra.

En el poblado, unas pocas casas en tapial y adobe con suelo de canto y alguna baldosa de barro cocido. En la vivienda se encontraron varias tinajas de barro rojo y multitud de figuras humanas y de animales, similares a otras halladas en Numancia. También un pozo. 

Todo lo cual contribuía a que el pueblo tuviera una posible buena defensa. 

Los mayores hallazgos tienen lugar en la Necrópolis: 

Los enterramientos se realizaron mediante incineración en urna de barro con una laja de piedra tapando la boca. En el interior de la urna depositaban las cenizas con el ajuar funerario (armas, adornos... etc) e incluso una vasija mas pequeña al lado con comida o licor. 

Las urnas eran negras (mas bastas) o rojas (mas finas), pintadas con dibujos. 

Los soldados muertos en combate, como si fuera un honor, eran expuestos a los buitres para ser descarnados (creían que los buitres llevaban el alma del guerrero al cielo), después recogían los huesos, los incineraban e introducían en una urna.

Los hallazgos de estas excavaciones fueron clasificados en varias cajas. Las que contenían objetos de cerámica se depositaron en el Museo Numantino de Soria; las que contenían objetos de metal (mayoritariamente bronce) en el Museo Arqueológico Nacional, en Madrid.

Estas cajas permanecieron intactas hasta los anos 80 en que el Dr. José Luis Argente, entonces Director del Museo Numantino de Soria, comenzó a estudiarlas y fechó la Necrópolis desde el siglo VII al IV antes de Cristo.

La historiadora Dª Lydia Domingo Varona publicó en "Trabajos de Prehistoria" para la Universidad Complutense de Madrid.- Volumen 39-1982, los materiales de la Necropolis de Almaluez (Soria)" conservados en el Museo Arqueológico Nacional. Hace una relación detallada de los objetos de uso personal: Fíbulas, broches, brazaletes, cuentas de collar, colgantes... etc., así como de armas: Espadas, cascos, puntas de lanza, cuchillos, abrazaderas de escudos, bocados de caballo, vainas de espada y puñal, restos de una cota de malla, placas pectorales y de cinturón.

Dª Magdalena Barril Vicente, Jefa de Sección de Arqueología Celtibérica del Museo Arqueológico Nacional, en sus trabajos en las revistas de arqueología Zephyrus y Gladius, hace referencia a los objetos encontrados en las cajas:

En la revista Gladius nº 23, de 2003: Los cascos celtíberos.

En el Boletín de Museo Arqueológico Nacional, Torno 16- Nº 1, de 1998, paginas 65 a 80: Tejidos de mallas celtibéricos en la necrópolis de Almaluez.

En el Boletín del Museo Arqueológico Nacional, Torno 15, paginas 25 a 36, ano 1997: Abalorios celtibéricos de Almaluez.

El Doctor en prehistoria celtibérica, D. Alberto Lorrio Alvarado, en su obra "Celtíberos" cita Almaluez en 34 ocasiones.

Comentarios

ARTÍCULO DEL DÍA

4852234
POR
El Arriero,
 22 oct

Y no lo digo por el "jalogüín" que están preparando ya algunos pueblos de anglosajona tradición como Monreal y Monteagudo, sino más bien por el miedo que ha pasado más de uno. Y no lo digo por el susto en la redacción del periódico cuando ha sonado al otro lado del teléfono algún alcalde enfadado por publicar su sueldo (leer más)

Comenta