UN PASEO POR CORVESÍN CON LOS MÁS PEQUEÑOS DE LA CASA

|

IMG20210508115140


La semana pasada nos pusimos las botas en Iruecha, la pedanía de Arcos de Jalón más alejada de su Ayuntamiento y un lugar que, además de estar prácticamente entre tres comunidades autónomas, nos deja un aroma a inmenso potencial que ya algunos están aprovechando. La Casa Rural Sierra del Solorio, a la que han dado cuatro estrellas, es un lugar de ensueño para aprovechar un fin de semana en el mayor sabinar de Europa. Los baños forestales, la historia de estos lugares, el turismo de naturaleza, las rutas con bicicleta... No nos vamos a cansar de explorar nuestra tierra para seguir constatando que mucha gente querría venir a verla.


WhatsApp Image 2021 05 09 at 00.18.47


Ponernos las botas cada sábado, para contarlo los domingos, ha sido lo mejor que uno ha podido emprender en esta aventura tan maravillosa que está siendo escribir para vosotros. Los fines de semana se han convertido en una ilusión por el descubrimiento, por encontrar la historia, por descubrir argumentos que nos refresquen la memoria y resucitar de entre los muertos el valor de nuestra cosas. Este fin de semana tocaba visitar alguno de nuestros pueblos abandonados y como el cielo nos ha regalado un día de sol perfecto, lo mejor que hemos pensado ha sido coger a los más pequeños de la casa y llevarlos con nosotros a disfrutar del viento en la cara. El lugar donde íbamos era lo de menos. La ilusión por encontrar, pasear, correr, saltar... en definitiva, por vivir que tienen los niños, se nos ha contagiado y ha parecido que el pueblo que hemos visitado estaba lleno de vida y no derruido.


WhatsApp Image 2021 05 09 at 00.18.48


Corvesín nos ha deleitado con un paseo delicioso sobre una calzada romana, al menos eso nos cuenta todo el mundo cuando de aquí habla, y el verde intenso que tiñe todos los campos en esta época del año. Y prácticamente verde también se pinta ahora lo que antes era un pueblo. La naturaleza está ya borrando las huellas del hombre con el paso del tiempo. La iglesia es de lo poco que se distingue entre las zarzas, las hierbas, los árboles y el viento. El cementerio parece más que un campo santo, un vivero. La escuela, sabemos que era ese edificio derruido y sin suelo donde se adivinan varias estancias en dos plantas que tampoco tienen techo. Incluso había una fuente que no encontramos entre tanta maleza, pero sí que adivinamos que el agua debía ser una de las mayores riquezas de Corvesín.


WhatsApp Image 2021 05 09 at 00.18.47 (1)


Sin mucho más que decir, más que se quedó deshabitado en los sesenta con la mecanización del campo, según nos cuentan pues no hay en ninguna parte información, Corvesín se encuentra dentro de la poco potenciada Ruta del Cid. Cualquiera que pase por aquí, como por tantas partes de nuestra comarca, podrá disfrutar de la naturaleza y de un silencio que asombra. En esta época del año, con la primavera en pleno apogeo, el campo está engalanado con sus verdes sinceros, que te dicen sin equívoco, dónde hay trigo y dónde cebada, algo que estamos aprendiendo. Los pájaros cantan sin romper el silencio, sino que rellenan los huecos que deja en el aire el rumor del viento pasando entre las ramas de los árboles. Buscar aquí una casa rural o algún alojamiento y salir a disfrutar un fin de semana de este paseo no tiene precio.


WhatsApp Image 2021 05 09 at 00.18.48 (2)


Los niños se lo han pasado como nunca en este pueblo abandonado. Han alucinado con las edificaciones en ruina casi escondidas, devoradas ya por la naturaleza. Hemos podido explicarles el por qué se queda sin gente una tierra y cómo el abandono provoca ruina. Han podido disfrutar de ver corzos correteando por una colina y de iniciarse a distinguir qué tipo de pájaros son los que graznan o trinan y a diferenciar un Buitre Leonado de una Golondrina. Y para colmo y con mis disculpas al dueño de la finca, han correteado por un trigal que les cubría por encima de sus cabecitas inquietas. Y para inquieta, la cometa que han estado volando mientras los mayores estábamos explorando, haciendo fotos o charlando despreocupados de que aquí no les puede pasar nada más que pasárselo como lo que son, enanos. Un fin de semana en familia en el Alto Jalón es algo que querría disfrutar hasta el más pintado, pero, ¿saben lo que tenemos y dónde estamos? Yo os lo cuento, es responsabilidad de todos valorarlo.


WhatsApp Image 2021 05 09 at 00.18.49 (1)


Nos vamos de Corvesín con la pena de no contaros la historia de lo que sucedió aquí pero con la ilusión de que alguien de allí lo lea y nos explique alguna anécdota, pues no hemos podido encontrar documentación sobre nada de lo que aquí sucediera. En lo que sí estamos documentados es en la riqueza de nuestra tierra y en el valor de nuestra naturaleza. A fin de cuentas nos da lo mismo ir a Monreal de Ariza y meternos en su Castillo, bañarnos en las termas de Jaraba o de Alhama de Aragón, subir al Arco Romano de Medinaceli, pasear por el Cañón del río Jalón, perdernos en Somaén, ver las termas de Arcóbriga, el Castillo de Monteagudo de las Vicarías, el puente romano de Ariza... me van a matar otros cien a los que no he nombrado en esta lista. Pero es que desde La Chorronera hasta el Paraje de Algondrón, pasando por el Monasterio de Huerta o el pantano de La Tranquera entre Godojos, Ibdes, Carenas y Nuévalos... sin olvidarnos del Monasterio de Piedra, el río Mesa... puedo seguir hasta aburrir a los muertos. 

La semana que viene nos volveremos a poner las botas en un fin de semana ya sin confinamientos. ¿Nos vamos a la vertiente zaragozana? Si te animas, #MePongoLasBotas el sábado para contar el domingo lo que vemos. Te espero la próxima semana.

Comentarios

ARTÍCULO DEL DÍA

WhatsApp Image 2021 10 23 at 17.56.28
POR
Redacción ,
 23 oct

Con motivo de la celebración de su 60 aniversario, acudimos a Restaurante Duque con nuestras mejores galas dispuestos a no mancharnos y disfrutar de un menú degustación que han diseñado específicamente para la ocasión. Antes de nada, voy a pedir perdón al lector. No pienso destripar nada, ni el número de platos, ni cuáles son, ni cuánto nos ha costado... (leer más)

Comenta