CALLES Y CALLEJONES

|

PORTADA01 (4)


Debo reconocer que me ha costado comenzar este articulo, pues la información con la que contamos es muy escasa, sin embargo no quería perder la oportunidad de hacer un pequeño acercamiento al estudio de las calles de Embid de Ariza.

Es de imaginar que con un río tan característico como el río Henar, llamado Argadir por los embidanos, se ha servido como referente y limitador del desarrollo urbanístico de esta villa. Desconocemos el momento exacto en que se construyera el puente original que une las dos partes evidentes del pueblo y que sirve en la actualidad como la carretera que recorre de norte a sur gran parte de las viviendas, si bien es cierto, de una manera u otra existiría una construcción mas o menos sofisticada a capricho de las cuantiosas y bravas riadas que justo en ese cruce, entre el barranco y el río, se producen cada cierto tiempo. Como preámbulo de esta aproximación deberemos trasladarnos concretamente al año 1357, casi al principio de la Guerra de los Dos Pedros, enfrentamiento que se produjo entre los reinos de Aragón y Castilla. En este citado año el Rey Pedro IV de Aragón ordena a García Pérez de Tolón, alcaide de Embid, dirigir el traslado de los habitantes a su nuevo emplazamiento en el Alto del Colmenar, donde deberán levantar una fortificación (1), luego el desarrollo de la población ya se estaba modificando de forma importante, dando lugar a un posible nuevo barrio.

Lamentablemente, cuando uno busca referencias sobre nombres de calles para tratar de dibujar un plano de una ciudad, se da cuenta que las referencias que  antiguamente se utilizaban siempre se relacionaban con lugares muy importantes, como una iglesia, una plaza, un molino, o lo que era más habitual, el nombre del propietario de una casa, vamos que se llegaba de forma natural a bautizar el nombre de una calle por formas mucho más espontáneas que las que utilizamos en la actualidad.

Por citar algunas, en el año de 1588 en las capitulaciones matrimoniales de Enrique Palafox y Luisa Lanuza nos habla del molino que confronta con calle pública y casas de Diego de Vera, o un horno de cocer pan que confronta con calle pública y plaza del dicho lugar, refiriéndose a la Calle Somera y la plazoleta que se forma a comienzos de ella.

En el año 1683, en el testamento de Diego de Palafox, ya nos cita el Barranco como frontera del molino harinero. Y en el año de 1690, en las capitulaciones matrimoniales de Enrique Palafox y María Virto de Vera menciona que confronta el molino con la Calle Real y casas del Concejo.

Hasta el año 1679 el cementerio de la villa se encontraba en la actual plaza del pueblo, es de entender que parte de las tumbas se encontraban en el propio suelo de la iglesia y otro tanto en el exterior. En este año el obispo segontino fray Tomás Carbonel dictó el traslado de los restos al viejo cementerio ya que este suelo se estaba profanando, debido a los usos lúdicos que en él se cometían, como actuaciones y corridas de toros. Así este espacio pasa a convertirse en la actual plaza de la villa coronada en el siglo veinte con el pilón para disfrute de los aldeanos de Embid y sus caballerizas. (2)


Plaza iglesia

“Reconstrucción de la plaza, Revista Algadir, núm. 4”


En el censo electoral de 1861 no nos aparecen los nombres de las calles, aunque sí hace una distinción entre Embid de Ariza y el despoblado Casa de la Vega. No es hasta el censo de 1890 en el que ya podemos leer el nombre de las calles junto a su habitante. Entre estos domicilios sólo encontramos: Barranco, Somera, Camarona, Bajera, San Martín, Plaza, y Despoblado.


BAJERA

“Calle Bajera, Juan Fco. Mariscal”


La calle Somera (llamada anteriormente Calle Real) toma su nombre de latín summarius, lo relativo a la superficie más elevada de algo, que está en la parte superior.

La calle Camarona, que proviene de cama que significa curva y rona que significa rodeada, existen tanto en los pueblos de Ateca, Miñana, Aliud, no muchos más, y son calles con un evidente ángulo. El que sea conocedor de esta calle seguramente se pregunte dónde está la curva, y he aquí una teoría que nos indicase la unión de esta calle con la actual calle Bajera, tras la Iglesia y hubiese un angosto camino que permitiera comunicar los dos tramos de la calle Real que divide el Barranco.

La calle Bajera que nos define la RAE como bajada o pendiente de una cuesta.

San Martín, que en la actualidad se limita exclusivamente a la zona entorno al actual Ayuntamiento aunque se denominaba todo el conjunto de casas hasta el comienzo del puente.

Embid tiene un cierto desarrollo, y existen distintos comercios y servicios, gracias a la Guía Fortún de 1908 tenemos constancia de algunos de ellos, como la Herrería, la Posada, la Sastrería y la Zapatería. Esto da pie a citar una de las calles en el mismo censo electoral de ese año la Herrería,   para indicar todo el camino desde ésta tras la Iglesia hasta tomar la calle Bajera.


1908

“Guía Fortún, 1908”


Por fin en el año de 1917, gracias a los servicios del Instituto Geográfico y Estadístico, se confecciona el primer plano urbanístico de Embid de Ariza. En éste encontramos los nombres de las siguientes calles: Somera, Camarona, Callejón del Mesón, Plaza, Iglesia, Cementerio, Ermita del Rosario, Carretera de Deza a Cetina y Afueras.


1917

“Plano urbano de Embid”


En este año todavía no se habían construido las casas con el actual emplazamiento del Ayuntamiento, pues anteriormente se encontraban las casas del Concejo en las proximidades de la Plaza, hasta que una de estas riadas bíblicas la hizo desaparecer antes de los años treinta.

En el padrón de 1930 como diferencia significativa podemos leer las fincas exentas de contribución, como la Iglesia y apreciamos la utilización del topónimo “Eras” para situar una de las ermitas y el cementerio. Aquí ya por fin, nos sitúa la Casa Consistorial en San Martín, en su actual dirección.


Padron

“Padron de edificios, 1930 (3)


En 1932 la relación de comercios y servicios publicada es mucho más extensa, Embid dispone de Abacería, Barbería, Cafés, Carnicería, Estanco, Herradores y Herrerías, Médico, Panadería, Posada, y no quiere decir antes no existieran, sencillamente no disponemos de esa información. Pero sí disponemos de algunos testimonios que pongo a continuación.

Alberto Martínez nos cuenta, “Esteban Martínez del Río era Herrero en 1932, mi padre, a la edad de 16 años mi padre enfermó y llevaba yo el negocio. Hacíamos de todo, herrar las caballerías, reparar las herramientas de los agricultores, también hacíamos de carpintero, cerrajero, romanas, todo lo que se presentaba. Como no había veterinario nos llamaban a nosotros para poner tratamientos a las caballerías enfermas e incluso a las gallinas”.


1932

“Guía de 1932 de la Provincia de Zaragoza”



(1) ACA, Canc., reg. 1150, f. 141v. Gracias a la traducción de Mario Lafuente
(2) Libro de fábrica, vol. V APEA, Algadir, núm. 2


(3) Padrón de edificios y solares del municipio de Embid de Ariza, 1931, AHPZ


Jorge Mariscal

Asociación Histórico Cultural de Embid de Ariza



Comentarios

ARTÍCULO DEL DÍA

215 24 929 0
POR
Emilio Casado,
  7 dic

Valentín Millán, vecino de Pozuel y padre de 6 hijos, se enfrentaba al problema del reclutamiento de sus vástagos. (leer más)

Comenta