DE NUEVO UNA AVERÍA CAUSA UN RETRASO DE MÁS DE UNA HORA EN EL TREN DE LA LÍNEA DEL ALTO JALÓN

|

242215632 4505521516173891 8140604618488540598 n


El tren que transita el Alto Jalón entre Medinaceli y Ateca volvió a averiarse ayer, esta vez en Sigüenza, provocando un retraso de más de una hora. Varios vecinos y vecinas que esperaban en la Estación de Medinaceli, aguardaron todo ese tiempo su llegada sin que se les ofreciera ningún tipo de información a través de una megafonía, único reucurso informativo para viajeros en todas las paradas del Alto Jalón, también estropeada. La plataforma Soria ¡Ya! ha vuelto a poner sobre la palestra, señalando este caso, la falta de inversión en infraestructura y en mantenimiento de los conboys, así como el abandono de las estaciones, sentenciando que "ser pocos sí resta servicios".

El retraso de ayer del conboy, que debía llegar a Medinaceli a las 9.20 horas, provocó que Araceli, que baja habitualmente a Arcos de Jalón a la pescadería, no pudiera realizar su compra porque "con el retraso de una hora ya no me daba tiempo a bajar a Arcos y volverme de nuevo a Medinaceli en el tren de las 11.04". La avería causó también problemas a una madre de familia que llevaba a sus hijos al médico. En su caso, esperó al tren y tuvieron que ir a buscarla en coche de vuelta a Arcos de Jalón, sin posibilidad de un medio de transporte público que la llevase de vuelta de un trayecto que debía recorrer para vacunar a uno de sus hijos. Tras una hora esperando al ferrocarril, los pasajeros decidieron hacer unas llamadas a "conocidos que trabajan en Adif" y se enteraron de la avería, de la que nadie en la Estación de Medinaceli, cerrada y sin personal que la atienda, les había informado.

En las zonas rurales, con una población envejecida y con un déficit de servicios latente, el transporte público que interconecta nuestros pueblos resulta vital para tener acceso a la Educación, la Sanidad, e incluso para el desarrollo de nuestro comercio local. Retrasos como el de ayer se producen habitualmente y, según señala Araceli, "ya me ha pasado esto otra vez para ir a Sigüenza, pero por lo menos había megafonía", nos cuenta quejándose de que "la Estación de Medinaceli está horrorosa, llena de destrozos y latas de cerveza" y de que "desde que hicieron el AVE no han hecho nada más en nuestra línea". 

Araceli se quedó ayer sin comprar pescado fresco y se conformó "comiendo pescado congelado, que tampoco pasa nada", pero este tipo de averías causan problemas mayores como la dificultad de acceso a los servicios médicos que ayer quedó demostrada, además de redundar en una cada vez menor demanda de viajeros, que no optan por el ferrocarril a causa de su falta de fiabilidad y la imposibilidad de configurar itinerarios de ida y vuelta entre nuestros pueblos, facilitando unos números de uso del transporte de pasajeros en nuestra línea que justifiquen la retirada de un servicio que no tiene demanda.

Comentarios

ARTÍCULO DEL DÍA

Fran
POR
Fran Álvarez,
 25 oct

Como devorados por un monstruo consumista, el "usar y tirar" nos ha ido comiendo terreno y el planeta ahora nos pide una tregua. Está gritando la Tierra por un retorno del hombre a la vida rural y desde aquí, con los brazos abiertos, pedimos que se pongan los mimbres para que ese retorno sea efectivo, ordenado, sostenible y duradero. Y mientras pedimos, hacemos. (leer más)

Comenta