MENTALIDAD DE GANADOR: CONFLUIR

|

Confluir significa “unirse en un lugar varias carreteras o caminos”. Para el emprendedor de un proyecto, personal o profesional, supone trabajar continuamente dando prioridad a los valores, a la cultura del proyecto, a las metas y a la estrategia que nos hayamos planteado para que se unan (o confluyan) en un mismo destino.

Es decir, que todas nuestras acciones vayan orientadas hacia un mismo fin, sin perder la perspectiva ni el esfuerzo en ningún momento del proceso.

Y entonces es cuando llega el momento de tomar otra gran decisión que marcará la diferencia durante todo el recorrido de este apasionante viaje. ¿Con qué mentalidad vas a afrontar el camino? Tienes 3 opciones:

A. Ganador

B. No Ganador

C. Perdedor


Piensa con calma y responde con sinceridad.

Si todavía no tienes clara la respuesta, te invito a reflexionar sobre este tema repasando el significado de cada una de las tres opciones:

A. Trabajar con la mentalidad de Ganador supone marcar metas, estrategias y rutas para conseguir los objetivos deseados, pero además no salirse nunca de esas bases establecidas, trabajando con constancia, ilusión, actitud positiva y sin flaquear en el esfuerzo. Es la única forma de ganar.

Con esta mentalidad transmitimos seguridad y confianza al entorno. De manera consciente o inconsciente las personas siempre apostamos por los ganadores.

B. La mentalidad de no Ganador conlleva diseñar y asumir las mismas bases que en el apartado anterior, pero aun creyendo en el proyecto, se flaquea a la hora de ejecutarlas, no se es constante, hay poca ilusión y pasión, con altibajos en el esfuerzo y sin aprender de cada error que se comete.

Con esta actitud no se pierde, pero tampoco se gana. Pero es obvio que a largo plazo se está abocado al fracaso…

Si te encuentras en esta situación aún estás a tiempo de replantearte tu mentalidad y con disciplina y esfuerzo pasar a mentalidad de Ganador.

Con esta actitud transmitimos poca seguridad y confianza al entorno. De manera consciente o inconsciente los demás perciben desorden, poca constancia y cierta inseguridad.

C. La mentalidad de Perdedor significa que en realidad no se reconocen las metas establecidas o que se han variado y no hemos trazado una nueva ruta a seguir. Se pierden de vista los objetivos marcados o se desdibujan por el camino: Es como ir en un barco a la deriva…

Se realizan acciones que no son coherentes con el propósito o se abandonan antes de que puedan dar sus frutos.

Con esta mentalidad transmitimos inseguridad y desconfianza, ya que nos comunicamos desde la necesidad. Y en lugar de atraer y persuadir, estamos alejando de nosotros a los amigos, pareja, colaboradores o clientes.

Si te identificas con este apartado, no pierdas la esperanza porque aún estás a tiempo de replantearte a dónde quieres ir, y marcar nuevas rutas para llegar a tu destino deseado con una actitud de Ganador.


Sea cual sea la mentalidad que tengas en este momento, piensa que puedes cambiarla, que tú puedes crear los barrotes de una jaula donde quedarte atraparlo o bien si ya te encuentras metido en ella, ten la seguridad de que solamente tú tienes la capacidad de derribarlos para poder avanzar.


Montse Martínez. Formadora y Máster en Psicoterapia e Inteligencia Emocional.

Comentarios

EDITORIAL SEMANAL

Fran
POR
Fran Álvarez,
 10 oct

No nos dejemos engañar por discursos paternalistas que saben, desde su sillón en la ciudad, lo que queremos. Que nadie nos haga apartar el foco de que todavía no tenemos buena conexión a Internet, de que los transportes que nos unen son un desastre, de que los servicios que nos ofrecen cada día están peor y se agrandan las desigualdades con los entornos urbanos (leer más)

Comenta