SIMON AND GARFUNKEL - THE SOUND OF SILENCE

|

Hola hola SINFONOLERS hoy redacto el último artículo de investigación musical de este curso lectivo 21/22.  La semana que viene será la anterior al SINFOLA FEST II  así que dedicaremos esta sección a repasar los últimos detalles antes del evento además de aclarar dudas, consejos para ese día y alguna recomendación previa al día D.


La historia que esconde esta canción la recibí a través de un mensaje de mi vecino Álvaro al que desde aquí quiero agradecerle el gesto. Todas las circunstancias que llevaron a componerla son dignas de conocer para cualquier persona de bien. Una oda a la amistad recogida en apenas cuatro minutos. Me ha parecido ideal que para terminar esta temporada intensa de música, entrevistas y festivales el punto final sea con una bonita historia de las que la música y las canciones nos reservan en su interior. 


81 4xtshziL. SL1500


Arthur Ira Garfunkel, conocido como Art Garfunkel se hallaba en Universidad de Columbia cursando sus estudios superiores. Ahí es donde conoció a SANDY GREENBER, un niño pobre, del estado de Búfalo, que obtuvo una beca para poder ir a la universidad. Al ser ambos compañeros de cuarto descubrieron que compartían un interés común por la música y la poesía. Los dos jóvenes hicieron un pacto para ayudarse siempre cuando se enfrentaran a problemas. Y estos problemas pronto aparecieron.



Mientras Sandy Greenber veía un partido de beisbol notó que empezaba a ver borroso y se le nublaba la visión. Poco tiempo paso cuando ya solo podía ver “la oscuridad”, dejo de ver por completo. Aunque los médicos le diagnosticaron que sufría de conjuntivitis y que la ceguera pasaría pronto, no fue así. Un glaucoma había destruido los nervios ópticos del joven Greenberg y “la oscuridad” le acompañaría para toda su vida. Se había quedado ciego.


Imagen1


 Psicológicamente hundido, abandonó la universidad, dejó de hablar con la gente y se aisló por completo sumido en una profunda depresión. Su compañero de cuarto y gran amigo, Art Garrfunkel, fue hasta su casa y lo convenció de que regresara a la Universidad. Él le dijo: “la oscuridad te acompañará y yo seré tu oscuridad”. Greenberg dependía completamente de su amigo. Garfunkel por su parte, cambió su vida en la universidad para acomodarla a su amigo ciego, ayudándolo a caminar a clase, atendiendo heridas, yendo juntos a la ciudad, llenando formularios para él, y así sucesivamente. Garfunkel se llamaba a sí mismo “Oscuridad” cuando estaba cerca de Greenberg para empatizar con su amigo en la medida de lo posible.


Imagen2


 Prueba de fuego

Un día, Garfunkel le dijo a su amigo mientras estaban en la Gran estación Central que tenía que irse inmediatamente para realizar un encargo muy urgente. De repente, Greenberg se quedó solo entre la multitud, completamente aterrorizado y sin saber qué hacer. De alguna manera logró volver a la universidad, topándose con personas y cosas. En la universidad, Greenberg se chocó con un hombre que se disculpó con él. Reconoció enseguida la voz, era su amigo que acababa de salir, supuestamente, unas horas atrás para un “encargo urgente”. De hecho, Garfunkel nunca había dejado de estar al lado de su amigo. Simplemente le mintió, pero siguió a su amigo hasta la universidad vigilándolo en todo momento. Garfunkel quería que se diera cuenta de que el solo podía ser independiente sin su ayuda. Funcionó y Greenberg se volvió más seguro de sí mismo. Los dos amigos se graduaron de la universidad y siguieron caminos separados.


Hoy por ti y mañana por mí

En 1964 Art Garfunkel tenía ya más que claro que lo suyo era la música y necesitaba 400 dólares para sacar un disco. Se lo comento a su amigo y, a pesar de que Sandy solo tenía en la cuenta 404 dólares le dejo el dinero para publicar el disco “Wednesday Morning, 3 AM” . Tenía claro que en ese momento era su amigo, ese amigo que nunca lo abandonó, que lo llevo hacia adelante en sus peores momentos, el que ahora necesitaba de su ayuda. El disco fue lanzado en 1964, pero no tuvo mucho éxito. Sin embargo, una canción del álbum se destacó,” The Sound of Silence”.  Al año siguiente, la canción se disparó al puesto número 1 y catapultó a la fama al dúo ya por todos conocidos de Simon  y Garfunkel. 


En cuanto a Greenberg, se convirtió en un exitoso hombre de negocios y lanzó un premio de 3 millones de dólares para encontrar una cura para la ceguera.


Esto dice alguna parte de la letra de esta conmovedora canción que hoy escuchamos en LA SINFONOLA del Alto Jalón.


“Hola oscuridad, mi viejo amigo, he venido a hablar contigo de nuevo”.



Feliz semana SINFONOLERS!!!






Comentarios

ARTÍCULO DEL DÍA

WhatsApp Image 2022 11 22 at 12.56.57
POR
Ana Rodríguez,
 23 nov

En los últimos años de mi experiencia profesional, las personas mayores que se trasladan a la Residencia, presentan una diversidad funcional severa, por lo que en muchas ocasiones, los residentes disfrutan poco tiempo de los servicios y actividades que se pueden prestar en los Centros y es muy importante ofrecerles unos cuidados dignos en el final de su vida (leer más)

Comenta