AUTOESTIMA: “EL SISTEMA INMUNOLÓGICO EMOCIONAL”

|

La semana pasada definimos la Autoestima como  uno de los “Superpoderes” más importantes del ser humano: Es lo que realmente nos hace fuertes, ya que equivale a nuestro sistema inmunológico, si la comparásemos con la salud.

En ocasiones este concepto no está muy claro y confundimos la autoestima alta con la vanidad, algo totalmente diferente. La Autoestima es la imagen que tenemos de nosotros mismos y cuánto nos aceptamos, por eso:

Se considera autoestima alta cuando la imagen de nosotros mismos está basada, más en nuestro criterio que en lo piensan los demás de nosotros.

Se considera autoestima baja cuando la imagen que tenemos de nosotros mismos está basada en mayor proporción en el criterio de los demás. Lo nos lleva a buscar la aprobación continua (incluso con comportamientos prepotentes), y supone una dependencia emocional del entorno.

Llegado este punto ¿sabrías decir cómo está tu autoestima? Estos son los síntomas más habituales de una autoestima baja:


1. Sensación de inseguridad continuada

2. Autoexigencia muy elevada

3. Estado de ánimo inestable (entre la tristeza y el enfado)

4. Necesidad continua de mostrarnos fuertes

5. Miedo al rechazo

6. Comparación continua con los demás

7. Búsqueda de aprobación continuada solicitándola o imponiéndola.

8. Dificultad para reconocer los propios logros

9. Timidez excesiva


Según nos sintamos con nosotros mismos, así será nuestra relación con la familia, la pareja, en el trabajo, en el sexo, etc. Es más, todos los trastornos psicológicos suelen estar relacionados con la baja autoestima

Entonces, ¿no vale la pena invertir tiempo en cuidarla a diario?

¡Claro que sí! Además la podemos entrenar, igual que un musculo. ¿Cómo?


  • Autoconocimiento. ¿Cómo vas a aceptarte y quererte si no te conoces bien?
  • Gestiona tus frustraciones. Sé objetivo: deja la costumbre de ver solo lo que no tienes o la parte negativa y céntrate más en dar valor a lo bueno que hay en tu vida. ¡Lucha por conseguir lo que desees!
  • Recupera la  confianza en ti mismo. Apunta todos tus potenciales y tus áreas de mejora ¡y ponte a trabajar en ellas!
  • Márcate unos objetivos claros con plan de acción (a corto y a largo plazo)
  • ¡Acéptate y quiérete! Eres lo mejor que tienes, pero no te resignes.


¡Pasa a la acción! Recuerda que te sentirás mejor contigo mismo cuando hagas algo cada día para mejorar como ser humano.



Montse Martínez. Formadora y Máster en Psicoterapia e Inteligencia Emocional.

   SUPERPODERES Y CRIPTONITAS
   PON EN VALOR TU "SÍ"
   CÓMO DECIR “NO” SIN QUE TE ODIEN
   ¿TE CUESTA DECIR “NO”?

Comentarios

ARTÍCULO DEL DÍA

215 24 929 0
POR
Emilio Casado,
  7 dic

Valentín Millán, vecino de Pozuel y padre de 6 hijos, se enfrentaba al problema del reclutamiento de sus vástagos. (leer más)

Comenta