CÓMO SUPERAR LAS FASES DEL CAMBIO

|

La semana pasada vimos que cuando se produce un cambio en nuestras vidas, ya sea por decisión propia o porque aparece como “caído del cielo”, todos las personas pasamos por una serie de fases que son imposibles de evitar, simplemente por el hecho de ser humanos. La clave está en no quedarnos atrapados mucho tiempo en alguna de ellas: supondría caer en la “cárcel” durante muchas jugadas y perdernos parte del juego, si estuviésemos en una partida del juego de la oca.

En este camino hacia la trasformación es importante identificar en qué fase nos encontramos y si nos hemos quedado atrapados o no.

En la primera fase (Sorpresa), es cuestión de paciencia: Necesitamos tiempo para asimilar el cambio y reaccionar. Solemos pasar sin darnos casi cuenta a la siguiente fase.

En la fase 2 (Negación), nuestra cabeza empieza a comprender la situación, pero nuestras emociones se resisten.  Por eso, nos parece injusto que nos pase a nosotros. Esta fase suele ser rápida de transitar ya que solemos enfadarnos: Y eso es lo mejor que puede ocurrirnos, porque automáticamente habremos pasado a la fase 3: El enfado.

La fase del enfado es una de las que más difíciles de transitar: Debemos estar preparados porque hay un alto riesgo de quedarnos atrapados.  

Vamos a ver todo aquello que nos puede ayudar para avanzar:

Es normal sentimos amenazados por el Universo entero. Debemos entender que esta emoción, la Ira, es básica y necesaria para que identifiquemos aquello que debemos aceptar y reaccionemos en consecuencia.  De no ser así caeremos en el victimismo, buscaremos excusas, culpables…

En el fondo nos estamos planteando si vamos a poder seguir adelante. Es como si las noticias que nos llegan se volvieran absurdas para la forma de entender el mundo que tenemos en ese momento, porque la razón está afectada por el enfado y no nos permite pensar con claridad y objetividad: Nos cuesta razonar.

A veces, nuestros propios sentidos hacen que discriminemos todo aquello que no sea soportable o no esté acorde con nuestra forma de pensar.


¿Cómo salir de la “cárcel del enfado”?

1. Reacciona ante la negación


  • Para tu actividad. Dedica un tiempo a concéntrate en escuchar aquello que piensas y sientes.  
  • Sé sincero contigo mismo. Engañarte solo te hará perder tiempo y energía.
  • Identifica tus emociones. ¿Qué es lo que sientes en realidad?



2. No caigas en el victimismo


  • Asume aquello que sientes. Sea lo que sea, acéptalo y piensa que es una oportunidad para superarlo y aprender para ocasiones futuras.
  • No busques excusas para eludir tus responsabilidades o te quedarás atrapado en esta fase.



3. Asume responsabilidades y toma decisiones


  • Asume responsabilidades y toma las decisiones necesarias para enfrentarte a la situación.
  • Si tu no decides, alguien lo hará por ti, solo es cuestión de tiempo.



Ha llegado el momento de decidir qué quieres ser ¿“Víctima de tu destino” o “Protagonista de tu vida”? Solamente la segunda opción te hará salir de la “cárcel de la ira” y podrás avanzar.


La próxima semana veremos cómo transitar por las demás fases, camino de la transformación.



Montse Martínez. Formadora y Máster en Psicoterapia e Inteligencia Emocional.

   ¿TE ESTÁ ESCLAVIZANDO EL MIEDO AL CAMBIO?
   CÓMO SER FLEXIBLE Y NO MORIR EN EL INTENTO
   AUTOESTIMA: “EL SISTEMA INMUNOLÓGICO EMOCIONAL”
   SUPERPODERES Y CRIPTONITAS

Comentarios

ARTÍCULO DEL DÍA

Emilio Casado
POR
Emilio Casado,
 27 oct

Roatta había establecido su cuartel general en Arcos de Jalón el 2 de marzo de 1937, en una fonda al pie de la carretera. Las escuelas del pueblo se convirtieron en centro de operaciones. Seis días después  empieza la batalla de Guadalajara (leer más)

Comenta