EL SENDERO DEL SACRISTÁN EN ARIZA

|

WhatsApp Image 2021 05 29 at 14.05.58


La semana pasada nos poníamos las botas encima de la bicicleta para constatar el potencial de nuestra comarca como atractivo turístico de los amantes de los pedales y las dos ruedas. La ruta que nos hicimos con Carlos es una de las millones que podemos marcar en el Alto Jalón. Podemos utilizar, sin margen de error, los caminos y sendas de nuestra comarca para que desde Madrid o Zaragoza, un montón de personas traigan en la baca del coche o en el tren la bicicleta y disfruten de nuestra tierra sin parar de dar pedales.

El turismo de deporte y naturaleza se ha convertido en un argumento de gran peso a la hora de decidir una espacada de fin de semana. El Alto Jalón ofrece la posibilidad de estar varias semanas de excursiones, rutas y circuitos en los que disfrutar de la naturaleza y el aire puro. Bien sea en bicicleta, remando en un kayac o pateando kilómetros de sendas, nuestra comarca lo tiene todo para atraer turistas que sepan valorar nuestro entorno como se merece. Esta semana #MePongoLasBotas de nuevo para poner en valor lugares de nuestra zona que, conocidos o no, merecen ser visitados y que alguien haga negocio de explotarlo. 


WhatsApp Image 2021 05 29 at 14.05.55


En Ariza hay mucha tela que cortar y da para muchos artículos, pero hoy nos quedamos con una pequeña parte para contar y otro día nos iremos a darle la vuelta entera al pueblo. En un día más veraniego que primaveral, nos decidimos a abordar un pequeño reto y nos vamos a andar 'El Sendero del Sacristán'. Félix Gallardo, conocido como 'El Sacristán', llenó el monte de utilidad pública al norte de la localidad de curiosidades que visitar en este sendero, el SL-Z 67, que la Asociación Socio Cultural Alto Jalón puso en valor creando esta ruta. Fallecido en 2017 en la soledad de su casa, este ermitaño arizano creó singulares espacios a lo largo del camino que culminó con la construcción de su 'castillo' en un recobeco del barranco de la Alovera.

Es conocida la voluntad que tenía Gallardo de no enseñar sus creaciones de piedra. No hay habitante de Ariza que no te cuente el miedo que tenía de que Félix le pillase cotilleando en su obra de vida, cuando se acercaban a observar lo que este solitario hombre allí hacía. El Sacristán no quería nunca encontrarse con nadie. Solía salir a comprar a primera hora para marchar más tarde, cada día, a trabajar en su obra. Estaría pensando seguramente en construir una especie de templo en mitad del monte y por el camino se fue haciendo refugios en rocas escondidas. Estuvo más de dos décadas esculpiendo piedras, construyendo casetas y refugios en recobecos de las montañas y recorriendo este monte de arcilla y caliza para construir, con sus manos y su maña, una suerte de villa en mitad de la nada.


WhatsApp Image 2021 05 29 at 14.18.29


El camino comienza cruzando por debajo la autovía a través de un túnel de acero que nos lleva hasta el inicio del sendero. En un recorrido circular, nos disponemos a andar algo más de 10 kilómetros, pues pretendemos visitar todos los puntos que nos indica el plano. Siguiendo las señalizaciones, caminamos por el margen izquierdo del barranco de la Alovera a través de un sendero señalizado que nos llevará hasta el Castillo del Sacristán. Por el camino podemos observar como consolidó las calzadas colocando piedras 'a la romana'. Utilizaba Félix estos caminos para llegar hasta su destino, pero también para pasar horas colocando asientos, señalizando con cipreses puntos de agua tal y como hacían los romanos o construyéndose refugios donde pasar algunas noches cuando el sol se escapaba del cielo antes de que se le ocurriese volver al pueblo.


WhatsApp Image 2021 05 29 at 14.05.52


La tierra rojiza se rompe, a lo largo de todo el sendero, formando paredes verticales que bien parecen acantilados, comidas por el paso del tiempo y la erosión del agua que debe bajar por este barranco cuando la lluvia le da juego. El Sacristán fue creando por el camino varios lugares con asientos donde disfrutar de la sombra e incluso tener cerca agua para aliviar el infierno del sol pegando en la cabeza del que camine por su sendero. De camino a su 'castillo' se hizo varios refugios que ya no tienen techo, pero las pareces están perfectas a pesar del paso del tiempo. "Este hombre sabía lo que hacía, pero no se le daban bien los tejados", nos dice Sergio, de la Asociación Alto Jalón, que hoy nos hace de guía enseñándonos el sendero.

Todo el camino está señalizado, fruto de alguna subvención, pero sobre todo del trabajo de varios voluntarios que se pegaron un palizón señalizando y acondicionando este camino. Son infinitos los senderos que este monte lleva consigo, pero hacemos el bueno gracias a Sergio, que además de amigo, es un estupendo anfitrión en su pueblo. En dirección hacia el castillo, residencia de verano que se construyó con sus manos Félix Gallardo, encontramos varias fuentes acondicionadas por El Sacristán, además de una atalaya también por él construída y alguna calera, donde se quemaba la piedra caliza para crear cal. 


WhatsApp Image 2021 05 29 at 14.05.54


Ya llegando al castillo y después de ver el refugio que Gallardo se hizo en el que probablemente sea el lugar más fresco de todo el recorrido, subimos una pequeña loma desde la que, de repente, aparece el castillo que Félix Gallardo tenía en mente construir. La verdad es que impresiona descubrir lo que este hombre estaba haciendo. El lugar tiene muros, varias habitaciones y el jardín. Está repleto de relojes de sol, de grabados de fechas e inscripciones en la piedra para constatar el paso del tiempo y de relieves de caras de santos. El castillo está construido sobre una chorrera, que desemboca en el arroyo de la Alovera, con la intención de aprovechar el agua que por ella baja en los días de lluvia. ¿Qué pasaría por la cabeza de este hombre que fue dibujante de comics en la Barcelona de los años 60 para hacer aquí todo esto?


WhatsApp Image 2021 05 29 at 14.05.57


Una vez visto el castillo, donde bebemos un poco de agua a la sombra de los cipreses y vemos como las parras que tenía allí Felix tienen brotes verdes y pinta de este año dar uvas, emprendemos camino de vuelta no sin desviarnos un kilómetro para ver la fuente de la Pimpirela. "Para una vez que salimos al monte, hacemos todo el sendero", nos dice Sergio tirando de nosotros para recorrerlo todo entero. Al final lo hemos andado completo, casi tres horas de camino, que merece mucho la pena por ver algo tan distinto. Hemos visto hasta puentes de piedra y una especie de altar o piedra del sacrifico construídos por El Sacristán. Es un gusto disfrutar de la belleza de este recorrido donde, cuando estás en lo alto, divisas prácticamente toda la comarca, a un lado Arcos y al otro Alhama.


WhatsApp Image 2021 05 29 at 14.07.24


Al llegar a casa y quitarnos las botas es cuando realmente sentimos la caminata que nos hemos dado, pero está al alcance de la mano de todo el que quiera venir conmigo. Solo hace falta ir bien hidratado y echarte crema solar para después no estar rojizo. Realmente lo hemos disfrutado, tanto como el refrigerio que Sergio después nos ha ofrecido. La semana que viene volveremos a contar un rincón de nuestra comarca, pero seguro que no nos vamos a tomar un aperitivo con tantas ganas como el que nos han ofrecido en la cervecería del Hortal. No sabemos todavía donde vamos a pasear la semana que viene. Si quieres proponernos algún lugar, hazlo a través de las redes y, si quieres, hasta te puedes apuntar. ¿Te vienes? Hasta la semana que viene.



   DE RUTA EN BICICLETA POR EL ALTO JALÓN SORIANO
   CETINA - LA GRAN DESCONOCIDA DEL ALTO JALÓN
   UN PASEO POR CORVESÍN CON LOS MÁS PEQUEÑOS DE LA CASA
   IRUECHA SE LEVANTA ENTRE EL MAYOR SABINAR DE EUROPA

Comentarios

ARTÍCULO DEL DÍA

WhatsApp Image 2021 10 23 at 17.56.28
POR
Redacción ,
 23 oct

Con motivo de la celebración de su 60 aniversario, acudimos a Restaurante Duque con nuestras mejores galas dispuestos a no mancharnos y disfrutar de un menú degustación que han diseñado específicamente para la ocasión. Antes de nada, voy a pedir perdón al lector. No pienso destripar nada, ni el número de platos, ni cuáles son, ni cuánto nos ha costado... (leer más)

Comenta