"EN ATECA HEMOS PEDIDO UNA LÍNEA DE AYUDAS PARA CREAR UN ESPACIO DE COWORKING"

|

Maxresdefault (6)


Entre en papeles de solicitudes, permisos y ordenanzas, Ramón Cristóbal trabaja en su despacho del Ayuntamiento de Ateca, donde lleva trabajando más de treinta años y desde hace ya seis es alcalde. En el ecuador de su segunda legislatura, afronta su trabajo con "la misma ilusión, ganas y compromiso que en la primera legislatura". Realizamos un repaso a la situación del pueblo y a las próximas actuaciones del Ayuntamiento de Ateca con su alcalde:


P- ¿Es la tarea de alcalde tal y como la esperaba cuando llegó al cargo?

R- No exactamente. El puesto de alcalde es de gestión y más gestión. Queda todo supeditado a los trámites y al dinero que hay disponible. A veces se percibe que un alcalde no quiera hacer cosas para mejorar su pueblo, pero normalmente todo tiene su explicación y las limitaciones son las que son.

P- ¿Cómo ha sido tener que gestionar la crisis sanitaria?

R- Hemos estado un año y pico al ralentí y llevando a cabo actuaciones que jamás habríamos pensado tener que hacer.Las normas eran las que eran y, a veces, nos encontrábamos con situaciones algo surrealistas que la gente no entendía, como la prohibición de ir a los huertos. Ha habido que hacer un poco de mediadores entre la norma y el pueblo. Como las normas eran generales para toda España... 

P- ¿Han sido injustas las restricciones con las zonas rurales, donde podrían haber sido más laxas?

R- No se podía hacer de otra manera para gestionar una situación de crisis. La norma tenía que ser general para todo el país. Con el transcurso del tiempo se ha ido ajustando todo y ha quedado de manifiesto que está en manos de cada uno ser responsables y mantener un mínimo de seguridad en nuestra relación con los demás

P- ¿Cuál ha sido el momento más difícil?

R- El momento más complicado fueron los días de confinamiento domiciliario. Algunos vecinos no terminaban de entenderlo del todo y hubo que hacer mucho trabajo pedagógico. El tema de las terrazas y los aforos ha habido también que recalcarlo mucho. En todos sitios hemos conocido situaciones en las que había gente que no cumplía las normas. En un pueblo, sin muchas posibilidades de tener métodos de control, no podíamos poner los medios que hubiéramos querido para controlar más la situación. Por suerte, quitando algunos casos aislados, nuestra zona no ha sido especialmente castigada. La mayoría del Alto Jalón somos pueblos con pocos vecinos y, aunque ha habido momentos complicados, los brotes que se cortaron rápidamente.

P- ¿Han tenido los jóvenes responsabilidad en los brotes surgidos?

R- Los jóvenes se han llevado la peor parte, pero también ha habido gente madura que ha sido reacia a respetar las normas.

P- ¿Se vé ahora la luz al final del túnel?

R- Estamos a punto de pasar página. La variante Delta veremos a ver lo que nos trae, pero esperemos que con el porcentaje alto de vacunación que tenemos se le pueda poner freno. Como todas estas circunstancias son nuevas, hasta la Ciencia duda, así que estaremos expectantes.

P- Y poco a poco volviendo a la actividad y a programar actividades...

R- La programación de actividades es complicada, porque aunque sobre el papel lo organices todo, te encuentras con la problemática de que pueden darse afluencias masivas que no se puedan controlar. Por eso intentamos hacerlo todo con mucha precaución. Este fin de semana hemos tenido ya feria del libro, que el año pasado no pudimos celebrar, y se ha hecho un teatro infantil con mucho control y cuidado. Por lo menos, podemos empezar a plantear hacer cosas.

P- En el horizonte tenemos las fiestas de septiembre. ¿Está el Ayuntamiento preparando algo?

R- Este año las fiestas todavía no van a poder ser como otros años, pero sí que esperamos que se puedan hacer algunas cosas, aunque todavía con limitaciones. Teniendo en cuenta que todos prevemos que para septiembre la situación estará mucho mejor que ahora, manejamos diversos escenarios, en todos ellos haciendo actividades al aire libre. Nada en sitios cerrados, donde entendemos que va a ser mucho más complicado. Todo lo que se pueda hacer, será al aire libre y con las limitaciones que correspondam. Entendemos que podremos llevar a cabo alguna acción y esperamos poder ofrecer actividades y actuaciones para todos los públicos.

P- ¿Y las verbenas?

R- Veo muy complicado que se puedan celebrar verbenas en las que se pueda bailar. Sí que podremos hacer conciertos sentados, pero no saliendo a bailar. Si el día 1 de septiembre hay una norma que permite actuaciones hará que no nos de tiempo a programarlo para las fiestas por todos los trámites que hay que hacer para las contrataciones. Las cosas hay que tenerlas previstas y contratadas con mucho tiempo.

P- ¿Se ha paralizado mucho el trabajo normal en el Consistorio por la pandemia?

R- A pesar de que llevamos año y medio con el covid, no se han dejado de llevar a cabo mejoras en las calles, reformas y otras actuaciones. Se ha frenado todo lo que tiene que ver con actividades culturales o festivas, pero el resto se ha llevado a cabo con total normalidad.

P- ¿Qué acciones y mejoras tiene previstas el Ayuntamiento para esta segunda mitad de legislatura?

R- Se han ido pidiendo las subvenciones necesarias para realizar actuaciones en el patrimonio y están en buen camino algunas de ellas. Queremos arreglar la Torre del Reloj, que tiene un problema de humedades. Ya se ha adjudicado la contratación y pronto empezarán las obras para embellecerla. Esto va con una línea de subvenciones de la DPZ para rehabilitación de elementos patrimoniales de titularidad municipal. También salió una subvención para los bienes de titularidad eclesiástica. La iglesia de Ateca ha sufrido ya varias fases de renovación de bóvedas y pinturas y se ha vuelto a pedir el máximo de la ayuda, 100.000 euros, que nos han concedido, para seguir trabajando en ella. La DPZ pondrá el 60%, el Obispado el 20% y el Ayuntamiento el restante 20%.

P- ¿Es una apuesta firme por el turismo en la localidad?

R- Turísticamente, los puntos más emblemáticos son estos dos, además del Ayuntamiento y la zona del Casco Antiguo. La iglesia desde luego es el más emblemático y haremos todo lo posible, a nivel de inversión, para que quede totalmente renovada y reformada. Después de esta subvención, quedará otra zona pendiente para próximas actuaciones para las que solicitaremos subvención a la DPZ en el próximo plan bianual. 

P- ¿Se siente bien tratado como Ayuntamiento por parte de la DPZ y su sistema de reparto presupuestario a los municipios?

R- Por lo que yo conozco, que llevo más de 30 años en el Ayuntamiento de Ateca, en Diputación, dependiendo del color político, a los ayuntamientos los trataban mucho mejor o peor. En unos casos ha sido más visible que en otros. También es cierto que, desde hace 4 años, la DPZ ha sido pionera en meter todo el dinero en la misma bolsa y distribuirlo en función del número de habitantes. Es, según entiendo yo, la manera más imparcial de distribuir el dinero público. Tendrá todo mi apoyo que se pueda continuar de esta manera,  porque así no hay cabida al amiguismo, que por otro lado no debería darse en ningún caso.

P- Pero esto juega en favor de los núcleos grandes y hace un flaco favor a la lucha contra la despoblación...

R- La DPZ tiene en cuenta un mínimo para cada municipio, que cubre las actuaciones básicas necesarias tengan los habitantes que tengan. El resto del presupuesto sí que viene dado en base a la población.

P- ¿Cómo se lucha desde un Ayuntamiento contra la despoblación?

R- Con todos los alcaldes que hablo, todos ponen sobre la mesa el mismo problema de la despoblación. La falta de ofertas de empleo en el ámbito rural nos lleva a esto. Es muy difícil solucionar este problema desde un Ayuntamiento pues es más un tema que debe atajarse desde el Gobierno Central. Esperamos que se lleguen a encontrar políticas concretas para hacer que la zona del interior no se despueble y se atraiga gente. Desde mi punto de vista, la única manera es ofrecer ventajas fiscales y primar así la creaición de industria en las zonas del interior en detrimento del actual sistema que premia a las grandes capitales y al litoral. La única posibilidad de que se lleve a cabo esto es una política a nivel estatal que marque las pautas. Si lo dejamos todo al libre mercado, seguirá creciendo la desigualdad en favor de las capitales y la periferia. Con voluntad política se pueden instrumentar medidas a nivel estatal.

P- ¿Es el teletrabajo una solución para repoblar el Alto Jalón?

R- Creo que, con el desarrollo y la evolución de las formas de trabajar, el teletrabajo se va a dar cada vez más y la gente se va a sentir atraída por asentarse en sitios tranquilos, donde puedan tener proximidad a la naturaleza. Esto va a ser un proceso lento, pero se va a dar y es irreversible. No será masivo, las ciudades y el litoral seguirán siendo lo que son, pero va a haber sectores que se sientan atraídos por el mundo rural.

P- ¿Qué está haciendo su equipo de gobierno para favorecer esta tendencia?

R- En Ateca hemos pedido una línea de ayuda para crear un área de coworking para 15 personas equipada con todo lo necesario para poder teletrabajar desde aquí. Aunque no concedan la subvención, es algo que queremos llevar a cabo. El espacio lo queremos hacer en la nave donde estaba el grupo GSS, así que hemos pensado en readaptar parte de ese local para hacer este centro de coworking.

P- Además del trabajo, la ciudad ejerce un atractivo importante gracias a su oferta de ocio y cultura...

R- No podemos competir a nivel cultural y ocio con una ciudad, pero hoy en día no es complicado acceder a la cultura desde el mundo rural. Un habitante de Zaragoza puede decidir ir a pasar el domingo por la tarde en el cine, pero para desplazarse a Puerto Venecia igual tiene media hora de camino, que es lo que tardamos desde Ateca. La realidad es que todavía la mayoría de la gente quiere estar en una ciudad, pero si se ofrecen incentivos esta situación también puede cambiar.

P- ¿Se presentará para una tercera legislatura?

R- Aún falta mucho para las próximas elecciones y ni siquiera nos lo hemos planteado. Somos un equipo y, con la gente que estamos en el proyecto, tenemos que ver la situación de cada uno y tomar la decisión entre todos. Todavía no lo hemos tratado.

Comentarios

ARTÍCULO DEL DÍA

Montse Martínez
POR
Montserrat Martínez,
  7 dic

Cuantas veces nos hemos levantado, y de buena mañana, ya estamos de mal humor…

Pero, habitualmente, en cuanto nuestra mente se distrae, poco a poco va desapareciendo. Aunque hay personas que el mal humor puede durarles todo el día, semanas, años… (leer más)

Comenta