LOS QUE NO VOLVIERON-ARCOS 1918-UTRILLA 1917-MEDINACELI 1909

|

Original fbd995ef de9d 4785 b1c8 9a2d288f2d5b



Pasados unos minutos de las nueve de la mañana, el tren regional destino Madrid se dispone a efectuar su salida, de la barcelonesa estación de Sants. Unas dos horas después de haber iniciado el viaje, pasamos por el pueblo de Els Guiamets (Tarragona). Aquí nació y murió Neus Catalá, superviviente del campo de concentración de Ravensbruck. Ella fue una de las que volvió y vivió hasta los 103 años, siendo una difusora del horror nazi y de preservar la memoria de los que no volvieron.

El tren sigue su curso, y unas horas más tarde llega a Arcos, concretamente a las 15.43. Aquí tenemos que hablar tristemente, de los que no volvieron. Miguel Martínez Fraile nació en Arcos en 1918, de profesión telegrafista. Miguel ingresa en el campo de prisioneros de guerra XII (Trier) con número de prisionero 56897. Fue deportado al campo de concentración de Mauthausen el 25 /1/ 1941, posteriormente trasladado a   Gusen el 20 /10/1941 y asesinado el 29/12/1941. Cuando acudimos a los Archivos Arolsen, encontramos las fichas, documentos y objetos personales de los deportados. El archivo fue creado por las fuerzas aliadas tras la Segunda Guerra Mundial par reunir a las familias y reunir toda la información necesaria sobre el holocausto. Es especialmente dura la documentación nazi sobre el ingreso de Miguel en Gusen, donde fue ejecutado. Allí aparecen en castellano dos frases: su nombre completo y Arcos de Jalón (Soria), con un lacónico día y lugar de muerte.

De Utrilla era Antonio Rodrigálvarez Jodra, nacido en 1917.Ingresó en el campo XVII-B (Krems-Gneixendorf) con número de prisioneros 28061.Deportado a Mauthausen y trasladado a Gusen. Asesinado en el castillo de Harthem el 12/10/1942.

Seguimos en nuestro tren y a las 15.57 llegamos a Medinaceli, allí nació en 1909 Jacinto de Miguel Mostajo, de profesión comerciante y ejecutado en Gusen el 5 /8 1941.

Los tres sorianos del Alto Jalón, Miguel nacido en 1918, Antonio en 1917 y Jacinto 1909 tuvieron como denominador común que los tres pasaron por el campo de Gusen. Jacinto el mayor contaba solo con 32 años cuando fue ejecutado, Antonio con 25 y Miguel con 23.

De los 22 sorianos deportados solo 10 volvieron. Quizás uno de los casos más curiosos sea el de Vicente Borjabad, natural de Matute.

Todo empezó con una campaña lanzada por el archivo de Arolsen, bautizada con el nombre “stolenmemory"(memoria robada) en 2016, con el objeto de encontrar a familiares de las víctimas y devolverles objetos personales. En 2018 el investigador Antonio Muñoz puso en conocimiento de la Asociación Recuerdo y Dignidad, que el Servicio de Búsqueda de los archivos alemanes, buscaban a familiares de Vicente para devolverle sus objetos personales.

La titánica labor de la Cruz Roja soriana, sobre todo de la Asociación Recuerdo y Dignidad, además de un colaborador de Sevilla, que compartía apellido Borjabad, dieron su fruto.

El martes 8 de junio de 2021 se llevó a cabo un acto en Soria, en recuerdo de los 22 deportados sorianos. Se colocaron unas piedras conmemorativas con los nombres de los deportados y ahí están los nombres de nuestros Miguel, Antonio y Jacinto. La familia de Vicente fue encontrada e invitada. Los objetos personales de Vicente encontrados fueron expuestos en el Museo del Exilio, de La Junquera, allí estaban el reloj, las llaves se su casa, un anillo, una cadena… Vicente murió en La Junquera en 1957.La familia descubrió que Vicente era miembro de la Resistencia Francesa y ayudó a muchos republicanos a huir. Llego a ser jefe de la Comisaría General de Fronteras y Puertos.


Tras este ajetreado viaje, nuestro tren llega a su destino. La madrileña estación de Chamartín, después de haber vivido las desgarradoras historias de los que no volvieron, pero siempre permanecerán en el recuerdo. 


Comentarios

ARTÍCULO DEL DÍA

WhatsApp Image 2021 10 23 at 17.56.28
POR
Redacción ,
 23 oct

Con motivo de la celebración de su 60 aniversario, acudimos a Restaurante Duque con nuestras mejores galas dispuestos a no mancharnos y disfrutar de un menú degustación que han diseñado específicamente para la ocasión. Antes de nada, voy a pedir perdón al lector. No pienso destripar nada, ni el número de platos, ni cuáles son, ni cuánto nos ha costado... (leer más)

Comenta