LA D.O.P. CALATAYUD COMIENZA LA VENDIMIA 2021 CON BUENAS PERSPECTIVAS DE CALIDAD

|

FOTOS VENDIMIA CALATAYUD 2


Esta semana comienza la vendimia en la DOP Calatayud con la recogida de las  variedades blancas macabeo y garnacha blanca y las tintas tempranillo y syrah. Posteriormente, en octubre se vendimiará la garnacha.

La maduración de la fruta, que venía este año con unos quince días de retraso, está siendo óptima, además las últimas lluvias caídas y las  suaves temperaturas están  contribuyendo a engordar el grano, que presenta unas excelentes condiciones sanitarias, según los técnicos de la Denominación.

La vendimia en la denominación es la más tardía no sólo en Aragón, sino en el contexto nacional por sus características territoriales, con viñedos en altura  y zonas escarpadas, lo que supone que algunas temporadas concluya a finales de noviembre.

Los técnicos de la denominación valoran la evolución de la cosecha “muy positiva”, con racimos bien formados, características que achacan a un invierno moderado, salvo algunos episodios conocidos, y una primavera lluviosa.  El verano ha sido caluroso pero no sofocante, lo que ha permitido un desarrollo sano y bien estructurado de los racimo. Por ello, el buen estado sanitario que presenta la uva es indicativo de una añada de grandes vinos.

En cuanto a las expectativas de cosecha, las previsiones apuntan a un volumen de unos 12 millones de kilos, lo que supone un ligero descenso respecto a la media de los últimos años.  Respecto a la estructura del viñedo, de total  de las 3.321 hectáreas que conforman la denominación, las variedades tintas representan el 93% del total, siendo la garnacha el 71,5% la más representada, seguida de la tempranillo, con un 15%  y la syrah, con un 7%. Las variedades blancas, macabeo y garnacha blanca son minoritarias, con un 7%.

Comentarios

ARTÍCULO DEL DÍA

4852234
POR
El Arriero,
 22 oct

Y no lo digo por el "jalogüín" que están preparando ya algunos pueblos de anglosajona tradición como Monreal y Monteagudo, sino más bien por el miedo que ha pasado más de uno. Y no lo digo por el susto en la redacción del periódico cuando ha sonado al otro lado del teléfono algún alcalde enfadado por publicar su sueldo (leer más)

Comenta