CHAORNA, UN RINCÓN MÁGICO

|

22 Vista de Chaorna 2009


Hoy quiero mostrar a nuestros seguidores el mágico rincón que nos ofrece Chaorna. Rodeada del “Sabinar de la Sierra Solorio” uno de los mayores de Europa y protegida por un precioso desfiladero de rocas por el que transcurre silencioso el arroyo Useca.

    Recuerdo años atrás sus calles silenciosas con sus casas de piedra y tejas árabes que invitaban a la nostalgia y el  pensamiento, bello entorno natural máxime en verano al frescor del paso del agua cristalina por el centro del pueblo, al que se unían algunos vecinos sentados en sus poyatos para contarse sus cosas o escuchar los acordes de acordeón de otro vecino, mientras otros preparaban unas apetitosas sardinas asadas en el HORNO  junto a la famosa fuente y lavadero, su olor se podía apreciar a lo largo de la calle principal.

     Es vital visitar la Iglesia de SAN MIGUEL ARCÁNGEL, situada en una sombría ladera de roca, construida en mampostería con sillarejo en las esquinas, en su interior mantiene una PILA BAUTISMAL  que data del año 1559 y un retablo del SANTO CRISTO del siglo XVII y otros dos del XVIII.

     No olvidemos la reciente reforma realizada en el TORREÓN ISLÁMICO ubicado encima de la CUEVA DE LA MORA, este torreón se construyó en el siglo XI en mampostería de planta rectangular de cinco por seis metros y con muros de un metro de espesor, su altura unos doce metros, en la actualidad luce majestuoso tras su restauración.

     Hasta hace pocos años se celebraba en una ERA una jornada de interés turístico y cultural denominada “ LA SIEGA DE CHAORNA” la cual se realizaba paso a paso como antaño, tal evento despertaba la curiosidad de multitud de visitantes, tradición que con el paso del tiempo y la despoblación ha ido desapareciendo, ojalá se puedan recuperar en este y otros pueblos las costumbres y raíces de nuestros antepasados que nunca deberíamos perder, pues al fin y al cabo siempre serán nuestro sello de identidad.    

Comentarios

ARTÍCULO DEL DÍA

Toñete
POR
Antonio de Benito,
 26 nov

Un año, día tras día al pie de los cañones informativos. A veces, con chaleco antibalas y otras, a pechos descubiertos. Unos días coloridos, algunas tardes grises y, sobre todo, muchas horas de trabajo. Un año en el que Fran, “el del Alto Jalón”, nos ha regalado su esfuerzo y talento a partes iguales. (leer más)

Comenta