LOS ALCALDES DE ARCOS Y MEDINACELI FIRMAN EL CONVENIO CRECEMOS CON LA DIPUTACIÓN DE SORIA

|

Crecemos


Benito Serrano, Presidente de la Diputación, ha procedido a la firma de los convenios de colaboración con los alcaldes de los diez municipios acogidos al programa Crecemos y con siete que tienen Centros de Educación Infantil. Entre ellos, del Alto Jalón han estado en la firma el alcalde de Arcos de Jalón, Jesús Ángel Peregrina y el alcalde de Medinaceli, Felipe Utrilla.


Diputación provincial ratifica un año más la colaboración institucional con los diez ayuntamientos acogidos al programa Crecemos y con los siete que disponen de Centro de Educación Infantil. Al programa Crecemos Diputación destina 65.397,88 euros y la Junta de Castilla y León, 175.891,20 euros, sumando un total de 241.289,08 euros.


El convenio Crecemos ha sido ratificado por la alcaldesa de Almarza, Ascensión Pérez; el alcalde de Arcos de Jalón, Jesús Ángel Peregrina, el alcalde de Berlanga de Duero, Jesús Fernando Barcones; el alcalde de Duruelo de la Sierra, Alberto Abad; el alcalde de Vinuesa, Juan Ramón Soria y el alcalde de Medinaceli, Felipe Utrilla; y firmarán posteriormente el alcalde de San Pedro Manrique, Julián Martínez, la alcaldesa de Garray, María José Jiménez, el alcalde de Langa de Duero, Iván Andrés Aparicio, y el alcalde de Navaleno, Raúl de Pablo.


Los ayuntamientos de Almarza, Berlanga de Duero, Duruelo de la Sierra, Garray, Langa de Duero, Medinaceli, Navaleno y San Pedro Manrique recibirán 14.657,60 euros de la Comunidad Autónoma y 6.250 de la Diputación, lo que hace un máximo por ayuntamiento de 20.907,60 euros. Por su parte, los ayuntamientos de Arcos de Jalón y Vinuesa recibirán de la Comunidad Autónoma 29.315,20 euros y 7.698,94 euros de la Diputación, haciendo un máximo por ayuntamiento de 37.014,14 euros, al tener otra unidad educativa.


También se ha ratificado el convenio de colaboración con los siete ayuntamientos que tienen abiertos Centros de Educación Infantil de Primer Ciclo, a los que se les aporta por parte de Diputación una cuantía de 43.750 euros y 29.315,20 por parte de la Junta de Castilla y León, sumando un total de 73.065,20 euros.


Los ayuntamientos de Almazán, Covaleda, Golmayo, Ólvega y San Leonardo de Yagüe reciben de la Diputación provincial una cuantía de 6.250 euros; mientras que los ayuntamientos de Ágreda y San Esteban de Gormaz, suman a esta cuantía de 6.250 euros, 14.657,60 euros correspondientes a la Comunidad Autónoma, que respalda la gestión directa.


A la firma han asistido el alcalde de Covaleda, José Llorente, el teniente alcalde de Golmayo, Francisco Rodrigo, la alcaldesa de Ólvega, Elia Jiménez, y la alcaldesa de San Leonardo de Yagüe, Belinda Peñalba. Firmarán posteriormente el alcalde de Ágreda, Jesús Manuel Alonso, de Almazán, Jesús Cedazo y la alcaldesa de San Esteban de Gormaz, María Luisa Aguilera.


En total, sumando ambos convenios, la institución provincial aporta 109.147,88 euros, y la Gerencia de Servicios Sociales de la Junta de Castilla y León, aporta 205.206,9 euros, en total se destina por parte de ambas instituciones 314.355 euros.


Benito Serrano ha destacado que estos centros cumplen con el objetivo con el que fueron creados, ya que permiten una labor educativa con los niños en todas las localidades, mientras se ofrece un papel asistencial a las familias del medio rural, permitiendo acceder al mercado laboral a los progenitores, y además se ha constituido en una fuente de empleo estable mayoritariamente femenino, por lo cual se ha convertido en un servicio importante para estos ayuntamientos.

Diputación fue pionera en la creación de centros de atención a niños de 0 a 3 años en el medio rural, concretamente hace 20 años, siendo presidente Efrén Martínez y diputado de Desarrollo e impulsor de la idea, Domingo Heras, en 2002, se pusieron en marcha con el nombre de Alejandra y su repercusión fue muy positiva.


Comentarios

ARTÍCULO DEL DÍA

Fernando benamira
POR
Fernandito Nano,
  9 ago

Pues sí, aquí estamos, con un día o dos de retraso escribiendo esto y diréis: serás desgraciado no tenerla a tiempo, ¡zángano! Pues lleváis razón, a parte de un zángano, es que esta semana hemos tenido las fiestas de verano del pueblo, que las llamamos así porque ponerle “acabar como un piojo party” se nos hacía muy largo. (leer más)

Comenta