ENCARNA VAL

|

Encarna Val (Arcos de Jalón, 2021- +…). Febrero es su padre, no por corto sino por loco; su madre es la tarde, no por fresca sino por tibia. Concibieron a Encarna Val a fuerza de tiempo, solo con el roce del frío enero. La bautizaron con buen rollo el día tres en la plaza e invitaron a todo el pueblo. Bendecida, Encarna Val suele jugar con las isobaras, su pasatiempo preferido. A veces, la nieve nos recuerda que es invierno y el Jalón se disfraza de nube blanca. Encarna se viste de copo y regala, del verbo derretir, sonrisas al incipiente cereal. Y regala, de regalo, un manto blanco al Picón pelado que, poco habituado y confundido por el gris propio y el blanco prestado, lo cede a la verde vega.

En otras ocasiones, Encarna Val se coloca gafas oscuras de sol y nos anticipa una dudosa y camaleónica primavera. Al calor del mediodía, le grita a su amigo Valentín.

- Vamos a jugar a enamorarnos, verás qué divertido es.

Y Valentín, que es más viejo que sabio, le responde:

- Vale, Vale.

- Vale, Vale, Valentín, ven y enamórate de mí.

Ella es de la Carretera y él del Pueblo. Como en un viaje al pasado, quedan de acuerdo y se van de merendilla, sí, también el domingo; cuanto más lejos, más dura el viaje. ¿Al castillo Maeque, al Vahíllo? Beben y viven, van y vienen. Con la cuadrilla se fuman tres cajetillas de celtas y dos de sombra al calor de una fogata que acabará sepultando y asando patatas. Bailan al ritmo de un comediscos a pilas y las chaparras son el improvisado techo, escondite ideal. Es su primer encuentro, tal vez el último. Valentín se deja llevar como un virus en un botellón y recurre al sí, Encarna, te amo. Sabiendo que será, como mucho, cuarenta días.

Encarna Val, amada ya, precisa de otro alimento mucho menos espiritual, pero más contundente y se mete dentro de un mollete. Se mimetiza entre el huevo y el chorizo y juega a sortear, del verbo esquivar, dentelladas de todo tipo. En el último bocado salta ágilmente y se disfraza de vapor, se pone a los mandos de una máquina de tren, engrasa la memoria y pita y pita… Un pitido que resuena eternamente en muchas cabezas. El paso a nivel cerrado; el Picón, pelado; el Jalón rebosante de febrero, olor a tierra mojada, el pino mirando a las huertas, las huertas pidiendo azada y sudor, alguna anciana en su balcón, algunos niños en la calle gritan futuro sin saberlo, y muchos –cada vez más, irremediablemente– en la tierra más fértil de nuestro corazón. Por ellos, por los que fueron y vendrán… Encarna Val disfruta del domingo mestizo sabedora de su poderío, de su fragilidad.

Comentarios

ARTÍCULO DEL DÍA

Fran
POR
Fran Álvarez,
 17 oct

Ejemplos tenemos en Medinaceli, Monteagudo de las Vicarías, Jaraba y muchos más que por acortar me dejo, son muestra viva de que si potenciamos lo que tenemos podemos vivir de ello. (leer más)

Comenta