CAMINO DE LA TRANSFORMACIÓN

|

En nuestro viaje hacia la transformación, a lo largo de las últimas semanas, hemos pasado por las diferentes fases de cualquier cambio. Después de superar el miedo nos enfrentamos a la tristeza: es la última fase, pero también una de las más complejas de gestionar porque supone una verdadera transformación.

Para superar las fases anteriores habremos empleado mucha energía y llegaremos a ésta exhaustos. Por eso, nos sentiremos cansados, incapaces de avanzar y de hacer el último esfuerzo…

En esta fase, la realidad se impone y ya no nos sirve pensar en el pasado, no nos queda más remedio que enfrentarnos al presente. Por eso “tocamos fondo” y llega el momento del vacío, de la frustración, de la tristeza

Pero la tristeza aparece precisamente para salvarnos, para que aceptemos definitivamente la pérdida y aprendamos a vivir sin ella.

Por fortuna, la tristeza nunca llega sola, siempre viene acompañada de la alegría. Son como las dos caras de una misma moneda: Si la tristeza es necesaria para a asumir la pérdida y aprender a vivir sin ella, la alegría nos ayudará a dar valor a lo que nos queda y a lo nuevo que llega.

Es el momento de decidir si nos quedamos atrapados en el pozo o empezamos a subir creando una nueva realidad en nuestra vida.

Igual que Neo en “Matrix”, tendremos que elegir si nos tomamos la pastilla roja o la azul.

Lo más importante para crear esta nueva realidad es imaginar sin barreras, soñar. Así podrás escuchar realmente tus deseos, lo que te apasiona de verdad y ¡apostar por ello!

La pasión y la motivación de la realización personal, nos darán el último empujón para transformarnos en mariposa y poder volar.


¿Cómo conseguirlo? 


1. Gestiona la tristeza

Cuando la realidad se imponga y llegue la frustración, toma conciencia de que ha llegado el momento de la transformación. Céntrate en lo que pierdes y asúmelo, no queda más remedio.

Fija tu atención y tu energía en lo que necesitas aprender para poder vivir sin ello.

Ponte manos a la obra cuanto antes o te quedarás atrapado en esta fase, deambulando como un zombi.


2. Gestiona la alegría

Mira a tu alrededor, dale valor a todo aquello que te importe. Toma conciencia de ello y cuídalo.

Concéntrate en lo que ganas a corto y a largo plazo. No dejes pasar mucho tiempo o te convertirás en un “insatisfecho crónico”.


3. Sueña

Sueña, pero en positivo. No permitas que tu mente te traicione y se convierta en una pesadilla.

Sueña con aquello que te apasione de verdad y que puedas elegir.

Trabaja con el pensamiento positivo y la prudencia: Imagina los peores escenarios, solo para preguntarte: ¿Qué tengo que hacer para evitarlos?


4. Elige: ¿Pastilla roja o pastilla azul?

Decidir supone escoger algo y descartar a todo lo demás. Toma conciencia de ello. Aquí no valen “las medias tintas”.

Piensa ¿Qué es lo que más te motiva de tu nueva realidad? ¿Qué cosas hacen que te sientas autorrealizado?



Después de este viaje ya no serás el mismo. Enamórate de tu nueva realidad, comprométete con ella y ¡disfrútala con pasión!



Montse Martínez. Formadora y Máster en Psicoterapia e Inteligencia Emocional.

   ¿QUIÉN DIJO MIEDO?
   ¿TE ESTÁ ESCLAVIZANDO EL MIEDO AL CAMBIO?
   CÓMO SER FLEXIBLE Y NO MORIR EN EL INTENTO
   AUTOESTIMA: “EL SISTEMA INMUNOLÓGICO EMOCIONAL”

Comentarios

ARTÍCULO DEL DÍA

Montse Martínez
POR
Montserrat Martínez,
 19 oct

Por eso en algunas ocasiones, cuando somos conscientes de que nuestra opinión no es la de la mayoría o no es “políticamente correcta”, de manera inconsciente tendemos a callarnos, dejando de ser asertivos, incluso en el peor de los casos, a renunciar a decir nuestras opiniones o a decir lo contrario… (leer más)

Comenta